Se cumple un año de la puesta en tierra de los Boeing 737 MAX

Tiempo de lectura: 3 minutos

El 10 de marzo de 2019 un Boeing 737 MAX propiedad de Ethiopian Airlines impactó contra el terreno poco después de haber despegado del Aeropuerto Internacional de Addis Abeba Bole. En ese momento la aerolínea etíope decidió dejar todos sus MAX en tierra, detectando similitudes de un vuelo errático y bajo circunstancias muy similares que involucraba al anterior accidente. Tan sólo 5 meses antes otro Boeing 737 MAX de Lion Air, impactó contra el terreno el 29 de octubre de 2018. En paralelo, varios reguladores aeronáuticos de otros países se sumaban a esta decisión pidiendo que se investigaran a los MAX.

Tres días después -el 13 de marzo del 2019-, la Administración Federal de Aviación (FAA) de los Estados Unidos, emitía una alerta a todos los operadores de dejar el avión en tierra, bajo incertidumbres de fiabilidad, después de que ambos accidentes cobraron la vida de 346 personas.

Foto: Lindsey Wasson – REUTERS

A partir de ese día las investigaciones comenzaron, la línea de producción del MAX se redujo de 52 a 42 aviones por mes, y las entregas se congelaron. Muchas aerolíneas alrededor del mundo comenzaron a dudar sobre si el avión era o no seguro. Tan sólo nueve días después de que iniciara la puesta en tierra la aerolínea Garuda Indonesia canceló su pedido por 49 aviones, dejando muy mal parado al proyecto y el inicio de una crisis en Boeing.

Días después la compañía se comprometió a instalar un par de indicadores, estos brindarían información precisa del ángulo de ataque del avión, de ahí surgió una pregunta, ¿por qué en primera instancia estos indicadores de AOA (angle of attack) o ángulo de ataque, no eran instalados de fábrica en las aeronaves MAX?

La respuesta por parte de Boeing dejó a todos atónitos, consideraron que “no había acciones o procedimientos durante el vuelo que requirieran informar a los Pilotos sobre el estado del ángulo de ataque de la aeronave”, esto fue dicho por John Hamilton, Jefe de Ingeniería de Boeing. Así se descubrió que los pilotos desconocían la existencia del Sistema de Aumento de Características de Maniobra (MCAS).

Las primeras declaraciones del aquel entonces CEO de Boeing Dennis Muilenburg, apuntaban a la inexperiencia de los pilotos. The New York Times Magazine publicó un artículo escrito por el periodista y piloto William Langewiesche, donde mencionaba el bajo nivel de conocimientos de los sistemas que tenían que enfrentar los pilotos; esta publicación fue severamente criticada por el capitán Chesley Burnett “Sully” Sullenberger, mencionó que “es incorrecto culparlos por no poder compensar el avión, con un diseño tan pernicioso y mortal como lo son los Boeing 737 MAX”.

Comenzaron las disputas legales de las familias de los pasajeros que perdieron la vida en ambos accidentes. Al paso de los meses era cada vez más y las aerolíneas que también comenzaban a reclamar a Boeing el retraso de sus entregas y como estas afectaban a sus planes de rutas, expansión y finanzas.

En octubre se hizo pública la investigación oficial del Comité Nacional de Seguridad del Transporte de Indonesia, criticando a Boeing por el accidente del vuelo 610 de Lion Air. En el informe se mencionó que los aviones necesitaban un mejor diseño de la cabina además recalcaron que la supervisión para su certificación fue permisiva.

En esa misma época el Congreso de los Estados Unidos realizó una comparecencia con el entonces CEO de Boeing Dennis Muilenburg, donde se encontraban familiares de las personas que perdieron la vida en los accidentes, pidiendo que dejara su cargo. Poco tiempo después la junta directiva de Boeing anunciaba el reemplazo de Dennis Muilenburg por David Calhoun.

A principio de marzo de 2019 Ethiopian Airlines publicó el informe final del accidente del Boeing 737 MAX, este informe también deja en claro que el diseño del avión no es adecuado, además mencionaron que el proceso de certificación debió ser más severo por parte de la FAA.

Por su parte Stephen Dickson administrador de la Administración Federal de Aviación, mencionó el pasado 6 de marzo que, el regreso a las operaciones normales del 737 MAX están cada días más cerca, que el primer vuelo de certificación del Boeing 737 MAX se realizaría en pocas semanas.

Muchas personas creen que después de todo esto vivido por Boeing, el 737 MAX cumplirá con todos los estándares de aeronavegabilidad, y será un avión seguro para los vuelos, es lamentable que tuvieran que perder la vida muchas personas para que esto ocurriera, pero al final deja una clara lección, el tomarse a la ligera la construcción de avión nunca dejará nada bueno.

¿Crees que el Boeing 737 MAX será seguro?

  • author's avatar

    Por: Miguel Márquez

    Licenciado en Diseño Gráfico, con más de 15 años en medios de comunicación, editor y productor de medios audiovisuales, espacios radiofónicos y podcast.

    Soy un hombre, Amoroso, Poderoso, Abundante y Libre.

  • author's avatar

Deja tu comentario.

También te podría gustar...