TP-01 realizará su último vuelo este viernes

Después de casi 3 años, el Boeing 787-8 Dreamliner matrícula XC-MEX que funcionó como Transporte Presidencial Mexicano, dejará de volar como aeronave de Estado. Esto debido a la ya anunciada decisión del próximo presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, de ponerla a la venta por su alto costo, contrastando con su plan de austeridad.

El viernes 30 de noviembre de 2018, será cuando el actual mandatario mexicano Enrique Peña Nieto, vuele de Buenos Aires, Argentina con destino a la Ciudad de México, y se ponga fin al último vuelo que transportará a un Presidente de México. 

Bautizado como “José María Morelos y Pavón” en honor al héroe de la Independencia Mexicana y para muchos considerado como el “verdadero padre de la patria”; este 787 estuvo en servicio 2 años y 9 meses, realizando más de 130 rutas.

Su número de serie es el 40695 y su primer vuelo de prueba fue en octubre del año 2010, tiene una edad de 8.2 años y es impulsado por dos motores General Electric GEnx-1B. Fue acondicionado para transportar hasta 80 pasajeros, además de 12 tripulantes y dos pilotos.

Se adquirió en 2012 por el entonces presidente Felipe Calderón Hinojosa en un precio de 218 millones de dólares,  a través de un crédito solicitado por la Secretaría de la Defensa Nacional (SEDENA) a BANOBRAS, institución de banca cuyo fin es el financiamiento de obras públicas.

Su primer vuelo ya como Transporte Presidencial 01 (TP-01), se realizó el 10 de febrero de 2016, trasladando al Presidente Enrique Peña Nieto y su comitiva a la conmemoración del Día de la Fuerza Aérea Mexicana, celebrada ese año en Sonora.

Eventos Significativos:

  • Uno de los momentos más relevantes que se vivieron a bordo de este majestuoso Boeing 787, sucedió cuando el presidente estaba por aterrizar en Oaxaca, y este fue informado del fuerte sismo de 7.1 en escala de Richter que sacudió la Ciudad de México y los Estados aledaños, en septiembre de 2017. Fueron casi 30 vuelos en los que se brindó ayuda humanitaria por los sismos de ese año.
  • Se realizó el vuelo más largo en el que se ha transportado un Titular del Ejecutivo en México, desde Vietnam a la Ciudad de México, más de 15,000 kilómetros viajados.

Su futuro: 

Aunque diversas consultoras en aeronáutica han presentado estudios en los cuales se informa que su venta, generará pérdidas económicas importantes en su valor monetario inicial, el hoy presidente electo Andrés Manuel López Obrador, sigue con su tajante idea de deshacerse de él por su alto costo. Esto sin mencionar los posibles riesgos inherentes de seguridad para el próximo presidente, el cual ha dicho que viajará en aerolíneas.

Uno de los interesados en comprar el avión presidencial, fue Gustavo Jiménez Pons, CEO de una empresa llamada GBS Enterprises. El empresario mencionó que el futuro presidente no le ha contestado ninguna de sus tres cartas  solicitándole la adquisición de la aeronave.

En entrevista para el rotativo Milenio, el CEO de GBS Enterprises, Gustavo Jiménez, declaró: 

Decidimos desistir de esa decisión de compra, porque creemos que fue sólo una ocurrencia de campaña el poner el avión presidencial en venta. Yo creo que tres cartas a lo largo de más de dos meses, sin obtener respuesta, demuestra que este próximo gobierno no tiene de ninguna manera la intención de vender estos aviones”.

Jiménez Pons dijo estar seguro que el avión no se va a vender. “No va a pasar, ya salió este asunto de la esposa del presidente electo que dice ‘yo le diré que siga volando en el avión presidencial, luego va a sacar una consulta y de ahí lo siguiente, es para no cumplir”, señaló en entrevista con Azucena Uresti para Grupo Fórmula. 

Hasta el momento es incierto el futuro de este 787, pero en el dado caso de su retiro, será una lamentable noticia para la aviación mexicana, nos despediremos de un grande.

Deja tu comentario.

También te podría gustar...

PHP Code Snippets Powered By : XYZScripts.com