Tras accidente en Honolulu, Transair pierde permiso de vuelo

Tiempo de lectura: 2 minutos

El operador del Boeing 737-200 de carga que se estrelló en la costa de Honolulu, fue aterrizado por la Federal Aviation Administration (FAA por sus siglas en inglés). La FAA informó que la decisión de aterrizar a Rhodes Aviation, quien tiene base en Honolulu, es una decisión separada de la investigación del accidente y que está basada en una investigación anterior sobre las prácticas de mantenimiento de la compañía. 

AERONAUTICA VITAR

La compañía opera aviones Boeing 737-200 de carga bajo la marca Transair, la flota de la compañía asciende a un equipo del tipo actualmente. La FAA comentó que el año pasado comenzó a investigar las prácticas de mantenimiento y procedimientos de seguridad de Rhodes Aviation. La compañía no podrá continuar operando hasta cumplir con los requerimientos y regulaciones de la FAA. 

El 13 de junio pasado, la FAA notificó a Rhodes que tenía la intención de rescindir la autoridad de la aerolínea de efectuar inspecciones de mantenimiento debido a deficiencias identificadas en el proceso de investigación. A la compañía se le dieron 30 días por proceso administrativo para solicitar a la FAA que reconsiderara su decisión, pero la solicitud nunca se efectuó. 

El avión de carga que se estrelló cerca de la costa de Hawái el 2 de julio, reportó problemas con sus motores. Afortunadamente los dos pilotos que conformaban la tripulación, pudieron ser rescatados por la guardia costera. A la par de estos procesos de clausura de permisos, se lleva a cabo la investigación de este accidente y los restos del avión fueron encontrados en el fondo de la bahía.

Las comunicaciones con la torre de control indican que el equipo estaba experimentando problemas con sus motores, y que al momento del siniestro intentaban volver a Honolulu con dificultades para mantener la altitud de vuelo, aunque las causas específicas del accidente aún no han podido ser determinadas. 

Deja tu comentario.

También te podría gustar...