Un ingeniero cubano construye un avión biplaza en el garaje de su casa

La pasión más la perseverancia son la fórmula absoluta para que las metas se cumplan pese a las adversidades. No importa cuántos ‘peros’ u obstáculos te enfrentes, la determinación te guiará. En concordancia con esta filosofía, Adolfo Rivera, un ingeniero cubano, ha logrado su sueño de volar y construir su propio avión en el garaje de su casa.

Rivera es un hombre cubano de 70 años con una voluntad de acero. La pasión por la aviación vino desde la infancia cuando Adolfo iba al Aeropuerto a ver las salidas y llegadas de los aviones. Con ese sentimiento en el pecho, creció y dedicó parte de su vida la construcción de aeronaves. A la par de su pasión, trabajaba como profesor universitario en Cuba.

Adolfo Rivera es ingeniero mecánico y gracias a sus conocimientos ha podido construir 5 planeadores y tres aviones monoplazas con motor. Estos grandes logros los ha hecho con el trabajo de sus manos durante 45 años. Esta labor no ha sido nada fácil pues ha tenido obstáculos como las carencias que se viven en Cuba. Además, hace algunos años, las piezas y herramientas no eran asequibles para los cubanos.

 Hoy en día cuenta con el apoyo de su familia que se ha mudado en el extranjero. Sus hijos quienes viven en España y Francia le hacen llegar algunos accesorios. Además, el Instituto de Aeronáutica Civil de Cuba (IACC) Y el Club de Aviación de Cuba le brindan apoyo y le facilitan algunas piezas.

RELACIONADO
Cubana de Aviación reanudará los vuelos a Buenos Aires la próxima semana

Hace casi 10 años, la ambición de Rivera le pidió que fuera más allá. Fue así como comenzó con el cubano comenzó con el proyecto de lo que hoy es el AR-9 ULM. El nombre de este avión se forma por las siglas del nombre de su creador + 9no avión fabricado+ Modelo Ultra Ligero. Tras presentar los planos y cálculos al IACC en 2012, le fueron otorgados los permisos de construcción y con ello se puso manos a la obra en su garaje.

La aeronave biplaza está construida principalmente por madera con tubos de acero. Tiene una longitud de 6 metros y poco más de 9 metros de envergadura. Actualmente solo hace falta forrar la estructura con una tela adecuada. De acuerdo con Rivera, el AR-9 ULM está inspirado en el Cessna 150 y puede alcanzar una velocidad de 145 km/hora.

El año pasado, el avión cubano fabricado en el garaje ha pasado las primeras pruebas en tierra y se le permitió proseguir con los vuelos de prueba. Sin embargo, debido a la llegada del COVID-19 a Cuba los planes se frustraron. Rivera espera que una vez que esto pueda continuar con la certificación de avión.

Si bien hace falta que la IAAC de el visto bueno a este avión hecho en el garaje de casa, en el supuesto de que se concrete, sería un hito para la aviación cubana. Con ello se podría comenzar a pensar en desarrollar sus propios aviones de origen cubano para patrullaje forestal o como avión de entrenamiento. En palabras de algunos expertos del tema en Cuba, en caso de se aprobado los isleños podrían producir hasta 5 aviones AR-9 ULM en un año.

https://youtu.be/vjp8_YngwPE

  • author's avatar

    Por: Ingrid Gil

    Sobrecargo de aviación. Licenciatura en Sociología en FCPyS, UNAM. He colaborado en proyectos de investigación en el ColMex y la UNAM.

  • author's avatar

Deja tu comentario.

También te podría gustar...