G31907: Después de once años, justicia condena a pilotos del Embraer Legacy

Después de once años de la tragedia del vuelo G31907 de Gol Linhas Aéreas sobre los cielos de la Amázonia brasileña, la justicia brasileña sentenció este jueves 7 de diciembre a los pilotos estadounidenses del Embraer Legacy a tres años de reclusión. La orden de detención ya fue expedida por las autoridades brasileñas a organismos internacionales como la Interpol.

En la tarde del 29 de septiembre de 2006, los pilotos Joseph Lepore y Jan-Paul Paladino estaban al mando del Embraer 135 Legacy 600 matrícula N600XL, perteneciente a ExcelAire, que colisionó contra el Boeing 737 brasileño que volaba entre Manaos y Brasília con 154 personas a bordo en el espacio aéreo de Mato Grosso, en Brasil.

Después de la colisión, el Boeing 737-800 matrícula PR-GTD, entregado a la aerolínea brasileña a menos de treinta días antes del accidente, cayó sin control y en espiral sobre la selva amazónica, desintegrando en el aire y matando a los 148 pasajeros y 6 tripulantes. Dañado, el Legacy consiguió aterrizar con seguridad en una Base Aérea de la Fuerza Aérea Brasileña.

Lepore y Paladino son acusados por el crimen de atentado a la seguridad del tráfico aéreo brasileño al volar con transponder apagado. Según las investigaciones de las autoridades brasileñas, el equipo que es responsable de la identificación de la aeronave y transmisión de datos como altitud, velocidad y posición, fue apagado inadvertidamente por la tripulación y sólo reactivado después de la colisión, cuando percibieron que estaban volado con él apagado.

Una vez con el equipo apagado, el avión desapareció de la pantalla de los radares secundarios del CINDACTA I de Brasília, responsable por el control aéreo de la región. Con su identificación sólo por los radares primarios, la posición del Legacy quedó intermitente, lo que dificultó la comunicación entre el control aéreo de Brasília y el avión, que volaba inadvertidamente fuera de la altitud asignada de 36 mil pies, entrando en ruta de colisión con el Boeing a 37 mil pies. Es importante destacar que varios intentos de contactos se realizaron, tanto del control aéreo para los pilotos, cuando de ellos para el control. Pero en esta época, las comunicaciones en esta región estaban enfrentando problemas, lo que también tuvo un papel de contribución al accidente.

Después de varios años de juicios, cuestionamientos y apelación a la corte brasileña, la justicia federal del país sentenció a los pilotos a tres años de reclusión que deberán cumplirse en Brasil. La situación se agrava pues los mismos, cuando convocados por la justicia brasileña para prestar testimonio, ignoraron las advertencias y se negaron a ir hasta Brasil, violando un acuerdo realizado con la justicia en la época del accidente que les permitió volver a los Estados Unidos se volvieran a Brasil cuando fuera solicitado.

La orden de detención inmediata fue emitida e informada a la Policía Federal, al Ministerio de Relaciones Exteriores y a Interpol. A poco tiempo atrás, la justicia estadounidense ya se había negado a extraditar a los pilotos si fueran sentenciados. Sus destinos ahora son inciertos.

Cuatro años después del accidente, el Legacy fue adquirido a ExcelAire por Cloudscape Inc. y trasladado de la Base Aérea de Cachimbo, donde aterrizó de emergencia el día de la colisión, para Manaos. En 2013, la aeronave fue vendida a un cliente mexicano no identificado, donde vuela hoy con matrícula XA-MHA.

Deja tu comentario.

También te podría gustar...

PHP Code Snippets Powered By : XYZScripts.com