Se cumplieron 10 años del rollout del Boeing 787

Una de las máquinas más espectaculares de los últimos tiempos es sin lugar a dudas el Boeing 787 Dreamliner, conocido inicialmente como el “Sonic Cruiser”, es uno de los aviones más exitosos –widebody- y que, a pesar de las fallas iniciales con las baterías, es el nuevo caballo de batalla de muchas aerolíneas para sus vuelos de largo recorrido.

Era temprano una un día ocho del mes siete del año siete (7-8-7) cuando el fabricante estadounidense a través de una de las mejores ideas mercadológicas presentó el primer Boeing 787; un evento al que acudieron más de 15 mil personas, marcando un hito en la historia de la aviación al ser el primer rollout transmitido vía Internet a todo el mundo y presentado en más de 10 diferentes idiomas.

Lo que sería el siguiente avión fabricado después del Boeing 777 –también un éxito de ventas- fue presentado en la factoría de Everett, un golpe duro para su principal competidor, Airbus, pero en ese momento sólo importaba el diseño estético y lo que tanto prometía para los operadores.

En aquellos tiempos, el aquel entonces presidente de Boeing Commmercial Airplanes, Scott Carson, Mike Bair vicepresidente y director del programa y Jim McNerney eran quienes orquestaban la presentación en compañía de las empresas que también participaban en el proyecto, como: Alenia; Fuji Heavy; Kawashaki Heavy Industries; Mitsubishi Heavy Industries; Fiji Heavy Industries; Global Aerospace; Spirit Aerosystems.

Como un dato interesante la arquitecto y diseñadora del avión Patricia Urquiola, hablaba sobre lo que sería el nuevo diseño de las siguientes aeronaves, que si bien, de los dibujos iniciales no se semejaba, la perfección de varias secciones como la peculiar geometría de la superficie alar y el carenado en los motores prometían entre muchas otras cosas ahorros significativos a los operadores.

Los próximos seis Boeing 787-8 sería dedicados para las pruebas y certificación antes de que la emblemática aerolínea All Nippon Airways (ANA) tomara los aviones como cliente de lanzamiento del equipo fabricado con materiales compuestos.

Según testigos, al momento de la presentación el avión parecía listo para emprender el vuelo, pero en su interior hacían falta centenas de piezas y equipos que le imposibilitaban operar, sería hasta el 15 de diciembre del 2009 que la aeronave tocaría el cielo por primera vez.

Lo cierto es que la aeronave ganó la admiración del público y de los futuros operadores que vieron con buenos ojos el diseño, motores y la capacidad de ahorrarse hasta un 3% -inicialmente- de costos de operación.

Algunas aerolíneas como Grupo Aeroméxico y Avianca compitieron su intereses por el nuevo avión reiterando el compromiso de compra con miras a adquirir la próxima versión intermedia, el Boeing 787-9.

Una de los principales diferenciadores del equipo fue el diseño estético, fuselado y hasta cierto punto futurista, con una geométrica alar que permitía un significativo ahorro de combustible, carenado en los cowlings que reducían la huella sonora y una cabina de mandos más asequible con la época con pantallas HUD estándar, es decir, que todos los aviones estarían equipados con los displays.

Además, destacando el uso de materiales compuestos en un 50% hacían que la aeronave redujera significativamente el peso bruto. Era Mike Sinnett, responsable de los sistemas del Boeing 787 quien compartia las ventajas competitivas de diseño alar y los motores, una tecnología que permitía una mayor distancia a menor consumo de combustible equiparando a otros aviones de la época. 

Además, los materiales compuestos permiten un menor nivel de altitud en la cabina, haciendo el viaje más confortable para los pasajeros, de acuerdo con los últimos estudios. La cabina del 787 está presurizada a un nivel de 1.828,8 metros (609.6 metros por debajo de la mayoría de los aviones). Las pruebas muestran que, debido a que el cuerpo absorbe un 8% más de oxígeno en la sangre a esta altitud, los pasajeros sufren menos dolores de cabeza, mareos y cansancio.

Sin duda Rolls-Royce inauguró un camino prominente para la nueva máquina que dé inicio sería propulsada por los asequibles Trent 1000, una versión mejorada de los motores.

Según el fabricante Boeing un B787-8 está de 229,5 millones de dólares; 787-9 en 270,4 millones; y un 787-10 en 312,8 millones de dólares cada uno. Hasta la fecha tiene en 2017 un total de pedidos brutos por 78 aviones.

Especificaciones.

Descripción El Boeing 787-8 es un avión muy eficiente con nuevas características atractivas para los pasajeros. Aportará al segmento medio del mercado las economías operativas propias de los grandes reactores, empleando un 20% menos combustible que cualquier otro avión de su tamaño.
Capacidad 210 a 250 pasajeros en configuración de dos clases
Alcance 14.200 a 15.200 km
Configuración Doble pasillo
Corte Transversal 574 cm
Envergadura alar 60 m
Longitud 57 m
Altura 17 m
Velocidad de crucero 0,85 Mach (912 Km/h)
Volumen total de carga 124.59 m3
Peso máximo al despegue 227.930 kg
Hitos del programa

Lanzamiento del programa en Abril de 2004
Inicio del montaje en 2006
Primer vuelo en Diciembre de 2009
Primer entrega en Septiembre 2011

 

Deja tu comentario.

También te podría gustar...

PHP Code Snippets Powered By : XYZScripts.com