Todo lo que tienes que saber antes de volar con tu mascota por avión

La mayorí­a de las líneas aéreas acepta animales vivos en el área de carga del avión, junto con el resto del equipaje documentado. Los únicos animales vivos que pueden viajar en cabina de pasajeros son los perros lazarillos o animales que brindan apoyo emocional a sus dueños. En el caso de los perros lazarillos, deben viajar a los pies de su dueño, con bozal, arnés puesto, cartilla de vacunación vigente y a la vista.

Lo primero que debemos hacer es comprobar las normativas de la compañía aérea con la que vamos a volar, además de las regulaciones a cumplir en el país de destino, si es que vamos en un vuelo internacional.

Algunas aerolíneas aceptan todo tipo de animales en el área de carga de la aeronave o en cabina de pasajeros; otras sólo aceptan perros o gatos.

Básicamente existen reglas a seguir en caso de que volemos con nuestras mascotas:

Para que nuestra mascota viaje en la cabina de pasajeros, deberemos comunicarlo en el momento de hacer la reserva o compra del boleto de avión, ya que solo se permite un número determinado de animales vivos por aeronave. El vuelo no deberá superar en total 4 horas continuas de viaje entre el origen y el destino para evitar un trauma al animalito.

Las aerolíneas permitirán que sea documentado como equipaje de carga. Asegúrate respetar las dimensiones máximas establecidas por cada aerolínea, en caso de exceder del tamaño, tu transportadora podría ser rechazada al momento del check-in.

Es conveniente darle un baño a la mascota antes del viaje por que algunas compañías rechazan a los animales con mal olor y que podrían resultar molestos para el resto de los pasajeros. En el caso de perros lazarillos se les permite viajar en cabina cuando su dueño necesite de su orientación para desplazarse. No olvides llevarlo con bozal porque es una condición para el embarque en cabina, no ocupan lugar y tendrán que ubicarse al lado del dueño sin que entorpezcan el paso. No pagan pasaje, es decir viajan gratis en cabina de pasajeros, al igual que los animales de apoyo emocional.

Para que nuestra mascota viaje en bodega deberá ir alojada en una jaula de transporte que puede ser solicitada en el aeropuerto a través de las líneas aéreas o bien puede comprarse una en las tiendas especializadas. Deberán cumplir con ciertas características:

  • Verificar que las jaulas y recipientes sean los reglamentarios. En caso de superar en peso y tamaño deberá ser despachado como carga tres horas antes a la partida del vuelo acondicionado en una jaula que cumpla con las especificaciones técnicas exigidas por la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA). Antes de adquirir una jaula asegúrate que cumple con las especificaciones técnicas exigidas por las compañías aéreas.
  • Las dimensiones adecuadas de la jaula o contenedor transportador deberán permitir que el animal pueda ponerse de pie sin que sus orejas toquen el techo de la misma, pueda voltearse y acostarse cómodamente.
  • Deberá contar con puerta metálica y un cierre adecuado, asegurando que no pueda abrirse en ningún momento. Una falla en la cerradura de la puerta puede provocar que la puerta se abra y encontrarnos a nuestra mascota correteando por el aeropuerto o bien deambulando en el comportamiento de carga del avión. Recuerda que tu mascota deberá orinar y defecar en la jaula durante el trayecto del viaje. Si el viaje es corto y el clima es benigno con suerte retendrá sus evacuaciones hasta la llegada, pero de todas formas deberás acondicionar un suelo absorbente en la transportadora para impedir el derrame de orina y verificar una buena ventilación por sus cuatro lados como también la solidez y resistencia de la transportadora .
  • La ventilación de la jaula es de suma importancia, porque sin una correcta ventilación tu mascota podría sufrir un desequilibrio térmico o un golpe de calor por falta de oxígeno.
  • La malla de alambre no deberá ser demasiado abierta como para que tu mascota pueda sacar la cabeza ni tampoco su hocico, pues podría ser un peligro para tu mascota, además de que por el estrés del viaje pueda provocar a las personas encargadas de transportar la jaula durante el embarque y el desembarque.
  • Verificar la identificación de la jaula. No olvides colocar las etiquetas de identificación obligatorias, así evitarás posibles extravíos y la correcta colocación de la jaula. Lleva un doble etiquetado: la primera con la inscripción “animales vivos” con las correspondientes flechas indicando la posición correcta hacia arriba y la otra con los datos del propietario o la persona responsable, domicilio y teléfono de contacto del alojamiento en el lugar de destino.

Las bodegas de carga de los aviones donde viajan las mascotas son presurizadas como las cabinas de pasajeros, para la tranquilidad de tu mascota, el aire y la temperatura en esos compartimentos son perfectamente controlados por el piloto, de manera que nuestras mascotas no padezcan demasiado frío o demasiado calor.

Es conveniente que tengas presente las recomendaciones específicas de cada empresa de aviación antes del embarque.

La mayoría de los animales presentan un estado de ansiedad y nerviosismo la primera vez que se los introduce en una jaula o en lugares nuevos lejos de su hogar. Si tú te alteras, tu mascota lo percibe y se inquieta todavía más. Estas recomendaciones le servirán para disminuir su nivel de estrés:

  • Trata de estar tranquilo mientras planifica, hacer las maletas durante el día de la partida y actúa como si fuera un día normal, así evitarás trasladarle tu ansiedad al animalito.
  • Es recomendable no alimentar a tu mascota durante las horas previas a la hora de embarque, para evitar vómitos, dolores, u otras incomodidades durante el vuelo.
  • La IATA aconseja no suministrar sedantes o tranquilizantes; a considerables altitudes los efectos de los tranquilizantes son impredecibles, les restan capacidad de movimientos e influyen en la regulación normal de su temperatura, su capacidad respiratoria y cardíaca.
  • Acostumbra a tu mascota a permanecer en la jaula o contenedor de traslado un mes antes de la partida, beneficiará a tu animal, le dará tranquilidad y se sentirá en un lugar conocido y seguro; el viaje le resultará menos traumático.
  • Incorpora una manta o un cojín que sea de tu mascota o algo de su pertenencia que no haya sido lavado donde la mascota reconozca su olor. También no olvides algún objeto para morder o un juguete favorito para colocar dentro de la jaula, estos elementos le darán sentido de pertenencia y lo calmarán cuando tú no estés.
  • Lleva su plato y cubo de agua como la comida que usualmente le das, esto lo ayudará a reducir el estrés debido a tantos cambios.
  • Cuando lo entregues en la sección de carga, no te despidas con demasiado ahínco, actúa naturalmente, que tu mascota no note tu propia ansiedad.

Viajes nacionales o internacionales con la mascota

Viajes nacionales

Trasladarse en vuelos nacionales con su compañero resultaba relativamente sencillo. En el momento de hacer la reserva del boleto de avión aclara que tu viaje será acompañado de tu mascota ya que las aerolíneas tienen un límite de animales permitidos por avión. Verifica que han aceptado a tu mascota antes de comprar el boleto de avión.

Si utilizas más de una compañía para trasladarte, tendrás que verificar los requisitos de cada una de las aerolíneas que van a utilizar durante su viaje. Para viajes dentro de la República Mexicana, aparte de tener en cuenta la jaula o el recipiente adecuado para trasladar a tu mascota, no olvides llevar la cartilla de vacunación ya que algunas aerolíneas solicitan un certificado de buena salud emitido 10 días anteriores al vuelo.

Vuelos internacionales

Si has decido visitar algún otro país en compañía de tu mascota deberás saber que existe una nueva normativa para desplazamiento de animales domésticos a través de territorio internacional.

Se ha establecido que los desplazamientos intracomunitarios de perros, gatos y hurones sin fines comerciales se realizará con un “pasaporte.” Este pasaporte permite regular las condiciones de desplazamientos, unificar las legislaciones y controles de fronteras de todos los países; con excepción del Reino Unido, Irlanda y Suecia donde tienen otras exigencias. Este documento asegura que tu mascota ha sido vacunada contra la rabia e inmunizada para otras enfermedades que no están exigidas por la ley e información medica adicional del animal.

La exigencia de un chip electrónico o un tatuaje de identificación permiten un mayor control en los casos de abandono y agiliza el censo de animales domésticos. Según la normativa comunitaria, las clínicas veterinarias son las encargadas de expedir el documento. El pasaporte certifica la buena salud del animal, los tratamientos como las vacunas aplicadas y el historial veterinario, además de facilitar su identificación en caso de daño, muerte o extravío del mismo.

En el caso de animales que proporcionan apoyo emocional, la mayoría de las aerolíneas sólo acepta perros pequeños y de naturaleza tranquila; los gatos quedan fuera de la ecuación ya que muchos pasajeros pueden resultar alérgicos a ellos durante el traslado, y pueden tornarse agresivos o nerviosos al verse en un ambiente poco natural para ellos; sin embargo, se ha ampliado el catálogo de animalitos que pueden cumplir con ésta tarea, tales como hurones, monos pequeños, burros pigmeos, conejos, entre otros.

Lamentablemente, éstos últimos animalitos de apoyo emocional no son aceptados en todas las aerolíneas, por lo que si tú piensas viajar con el tuyo, es necesario que te informes con tu línea aérea al momento de realizar tu reservación.

Siempre usa tu buen juicio e infórmate con suficiente anticipación de los requisitos nacionales y extranjeros para que tú y tu mascota disfruten la travesía juntos.

¡Buenos vuelos!

Deja tu comentario.
PHP Code Snippets Powered By : XYZScripts.com