Como hemos comentado anteriormente, los programas de mantenimiento por hora de vuelo para motores, fuselajes, APUs, partes y combinados ofrecen una gran variedad de beneficios, pero una de las principales es la estabilidad de presupuestos en gastos de mantenimiento. Y hoy quiero dirigir estas líneas hacia el poder implícito para los mercados latinoamericanos de proteger sus activos financieramente ante los cambios intermonetarios.

El valor del dólar ante la moneda local de cada país en Latinoamérica han tenido una volatilidad impresionante últimamente ante los abruptos cambios económicos que vivimos en esta época de Coronavirus a nivel mundial, además de las batallas macroeconómicas entre China y Estados Unidos, así como un sin fin de diferentes factores que afectan las bolsas financieras en todo el orbe. Y siendo que la aviación es una industria que se maneja al son al que baile el billete verde norteamericano, los costos operativos y de mantenimiento pasan por un momento de gran incertidumbre.

Usualmente, los programas de mantenimiento tienen una proyección financiera estándar a 5 años, tiempo durante el cual el operador protege sus activos enrolados ante eventos programados y no programados. Para ejemplificar, supongamos que un operador calculó en 2015 que el costo de Overhaul de su motor será de aproximadamente $500K USD y será realizado en 2020, por lo cuál, empieza a prepararse financieramente para dicho evento.

Gráfica de Google mostrando como valor inicial el 29 de Mayo de 2015.

Hoy en México el Peso Mexicano se encuentra aproximadamente a $23 pesos por $1 USD y hace 5 años se encontraba a $15.37; por lo cual, si en ese 22 de mayo de 2015 el operador calculó que el valor de su Overhaul sería de aproximadamente $7,685,000 siete millones y medio de pesos mexicanos ($15.37 x $500K USD al precio del OH en dólares), sin saber que pasaría todo lo que pasaría durante el lustro y que el dólar llegaría a la valorización de hoy; el costo real ha alcanzado $11,500,000 (Once millones y medio), es decir, una diferencia de $3,815,000 pesos mexicanos a su cálculo original en 2015, solo por el tipo de cambio a valor presente.

Si analizamos solamente el ahorro del operador durante el valor del tiempo, sin considerar otros costos de mantenimiento programados o no programados, ni tampoco otros aspectos financieros ni deductivos; podemos notar que tuvo una especie de caja de ahorro en dólares que le permitió protegerse presupuestalmente, pues comenzó a ahorrar «dólares de 15 pesos» al arrancar su contrato de protección para después pagarlos a una valorización de 23 pesos por dólar a tiempo real.

Por supuesto, durante este ejercicio se debe considerar que durante los años, el valor del dólar fue cambiando; como el 20 de enero de 2017 cuando alcanzó su entonces punto histórico de 21.57 o su reducción posterior a 17.70 el 8 de septiembre del mismo año (5.30 USD menos que al día de hoy), pero se desprenden dos conclusiones rápidas: la primera es que este operador en cuestión ahorró durante el tiempo del contrato una cantidad importante al considerar que no tuvo sorpresas de costos no esperados al estar protegido por un programa de mantenimiento y la segunda es que, independientemente de las variables que podamos considerar en el ejercicio (horas de vuelo facturadas al año, uso futuro de la aeronave a partir del 2020 por los próximos 5 años acorde a la demanda real y a la resiliencia de la empresa para soportar estos choques financieros fuera de temas de mantenimiento), vemos que la operación fue nutrida durante la época de «vacas gordas» para estar blindada durante las «vacas flacas» al invertir en un dólar más barato para ser gastado cuando es más fuerte.

Lo anterior sin deteriorar el valor residual total de la aeronave en el valor del mercado al tener cobertura total en un mercado que seguramente será de compradores durante los próximos meses y donde las aeronaves más afectadas en su precio de venta serán aquellas que no fueron cubiertas en un programa, pero de eso hablaremos más a detalle en otra nota.

Podemos concluir entonces que vale mucho para los operadores latinoamericanos proteger sus activos aeronáuticos en un programa de mantenimiento como los de JSSI, pues no se sabe que sorpresas tendrán los años próximos, y son realidades innegables tanto que el COVID y sus afectaciones llegaron para quedarse, como que es una tendencia que cada año el valor del dólar se ha incrementado contra las monedas de la región y que su valor difícilmente -por no decir que casi imposiblemente- bajará a como estaba hace 5 años.

«Más vale prevenir, que lamentar».

  • author's avatar

    Por: Luis E. Sanders – InterXtra Aviacion

    Piloto Aviador Privado, Lic. en Administración de Empresas y licencia de Locutor para Radio y TV tipo A. Desarrollador de negocios internacionales enfocados en aviación y editor de la revista InterXtra Aviación.

  • author's avatar


Deja tu comentario.