Las tradiciones que ponen en riesgo la Aviación

Quien lo creyera, una tradición típica de las fechas decembrinas, que trae alegría, ilusión y esperanza, ahora es fuertemente juzgada.

La psique humana, puede ser definida como la sumatoria de todos los fenómenos que tienen origen en la mente, algunos de ellos podrían ser la conciencia, la percepción, la motivación, la conducta, el comportamiento, la memoria y las emociones entre otros; en general, la psique humana es totalmente diferente en todos los seres humanos. Y como todo tiene un contexto, abordaré este delicado tema desde la psicología aeronáutica.

Para muchos, bastante con el aislamiento social que nos ha generado la nueva realidad, como para que no se pueda hacer esta actividad que por décadas los globeros han realizado, lanzar un globo puede ser algo fantástico, colorido, sencillamente espectacular, trae alivio y esperanza a todos los pobladores cercanos.

Hasta aquí, solo hemos hecho una descripción del comportamiento humano, y podría ser abordado desde la psicología, pero por el contexto aeronáutico que tiene este caso en particular se hace necesario profundizar en este acto, justamente porque es la Psicología aeronáutica desde donde se abordan estos temas que tienen diferentes matices, merecen ser analizados y comprendidos con fundamentos aeronáuticos con el fin de buscar soluciones que vayan erradicando las malas prácticas que ponen en riesgo a los seres humanos.

Según el Reglamento Aeronáutico Latinoamericano (LAR91, 2018), se definen estos artefactos como: “Globo libre no tripulado, Aeróstato sin tripulación propulsado por medios no mecánicos, en vuelo libre”

Y así, el “globo de mecha o similares” que se ve en esta bella y centenaria tradición, está catalogado como un aeróstato y se enmarca en unos reglamentos aeronáuticos.

Pero independientemente de lo bonito que pueda llegar a ser este globo, la manera en que sube a través de la atmósfera es por el calentamiento del aire en su interior, que trasforma su densidad haciéndola menor, y por estar en medio de aire más pesado asciende, pero no lo hace de forma vertical, ya que durante el ascenso encontrará diferentes corrientes de aire que darán cambio de dirección horizontal y por el hecho de no ser tripulado ni operado de forma remota, su dirección será caprichosa y solo seguirá hacia donde la naturaleza lo lleve; ciertamente, habrá un punto en la tropósfera, donde ya no será suficiente el oxígeno para permitir la combustión y allí comenzará a caer;  pero ocurre que en la tropósfera, la capa más baja de la atmósfera, están todas las rutas por las cuales vuelan las aeronaves y un globo libre no tripulado representa un riesgo que puede causar desde un incidente hasta un accidente.

Así entonces, la psique humana en el comportamiento de personas totalmente ajenas a la actividad aeronáutica, puede afectar a la aviación y de hecho afectarnos a todos y las consecuencias pueden ser fatales, un buen ejemplo aquí, el pasado 31 de diciembre Transponder 1200 publicó sobre un globo que quedo enredado en un avión Airbus A319 de matrícula N557AV de una aerolínea Colombiana, donde por fortuna no hubo un accidente.

Los globos libres no tripulados deben utilizarse de modo que se reduzca al mínimo el peligro a las personas, bienes u otras aeronaves, y de conformidad con las condiciones establecidas en el Apéndice P de el LAR 91. Cabe resaltar que la autoridad aeronáutica de cada país, dará las autorizaciones respectivas para desarrollar estas actividades.

Se necesita educar en términos aeronáuticos a las personas que suelen hacer este tipo de lanzamientos, que no solo han generado incendios, sino que también como en este caso pueden afectar el vuelo de las aeronaves, compartir conocimientos para generar cultura, la cultura de la seguridad operacional que no solo debe llevarse a quienes trabajan en la aviación, sino deben ser de acceso a todas las personas, dado que las aeronaves están entre nosotros prestando muchos servicios, llevando solidaridad, alegrías, acercando a familias, haciendo industria, generando empleos etc., y es responsabilidad de todos velar que la aviación se desarrolle de manera segura.

Por una mayor seguridad en los vuelos #compartimosconocimientos.

  • author's avatar

    Por: David Bernal Rodriguez

    Director Ejecutivo de Servicios de Aprendizaje Aeronáutico. Máster en neurociencias e inteligencias múltiples,
    psicólogo, Controlador de Tránsito Aéreo. Contáctame: david.bernal@aeroaprendizaje.com

  • author's avatar

Deja tu comentario.

También te podría gustar...