Rosaviatsiya ordenó una nueva inspección de seguridad en el Sukhoi Superjet

La Agencia Federal de Transporte Aéreo de Rusia (Rosaviatsiya) emitió a finales del año pasado una nueva Directiva de Aeronavegabilidad (2018-322-08) para unidades del Sukhoi Superjet 100 frente a nuevas sospechas de fatiga en componentes del modelo por la utilización de material de baja calidad en su ensamblaje. La información fue revelada el pasado miércoles por periódicos rusos, citando fuentes cercanas a las aerolíneas y al fabricante aeronáutico.

Según la información recogida, Sukhoi Civil Aircraft (SCAC) fue orientada por las autoridades rusas a inspeccionar cerca de cincuenta unidades del RRJ-95B por sospechas de desarrollo de microfisuras en componentes de los trenes de aterrizaje, puntos de fijación de los motores a las semialas (pylons) y en partes de los dispositivos hipersustentadores (flaps). La inspección en las unidades, a su vez, se habría iniciado a finales del mes pasado con la ayuda de endoscopios.

La sospecha de fatiga en dichos componentes surgió después de que Rosaviatsiya identificó el uso de aleaciones de titanio de origen no confirmado en la fabricación de componentes para el Superjet. El metal en cuestión, suministrado a Sukhoi ya sus proveedores de componentes aeronáuticos por la rusa VSMPO-Avisma Company. De las cincuenta aeronaves que fueron o serán sometidas a inspección, quince de Aeroflot, nueve de Yamal Airlines, ocho de Azimuth Airlines y cuatro de IrAero; los demás operadores afectados no fueron revelados.

Después de la revelación del eventual nuevo problema en el Superjet por los medios rusos, Sukhoi Civil Aircraft minimizó la situación e informó que inspeccionó todos los componentes de origen sospechosa, atestando su calidad. También destacó la publicación de una nueva y reciente directiva de aeronavegabilidad por Rosaviatsiya (2019-322-01), que también atestiguó la calidad de los componentes y la conformidad en su producción. Y por este motivo, consideró suficiente recomendar a los operadores del RRJ-95B realizar inspecciones únicas de piezas individuales durante el mantenimiento regular programado. 

No es la primera vez que Sukhoi se enfrenta a problemas de contestación de calidad de componentes y falsificación con el Superjet 100. En 2008, por ejemplo, la empresa descubrió que muchos de los ingenieros que participaban en el proyecto poseían falsos diplomas de formación y más recientemente, se enfrentó a problemas con componentes del empenaje del avión, lo que resultó en la puesta en tierra de la mitad de la flota de Interjet por días. Frente a esta situación, en diciembre, el fabricante se comprometió a combatir la falsificación de piezas a través de la introducción del llamado Pasaporte Electrónico de Aeronave (AEP).

Deja tu comentario.

También te podría gustar...

PHP Code Snippets Powered By : XYZScripts.com