Un pasajero en estado de ebriedad obligó a la tripulación del vuelo AM413 de Aeroméxico que cubría la ruta entre El Aeropuerto Internacional de Miami (KMIA) y Ciudad de México, a desviar el Boeing 737 y aterrizar en el Aeropuerto de Cancún para que fueran las mismas autoridades quienes bajaran y detuvieran a dicho sujeto.

Al momento de la llegada al aeropuerto, elementos de la Policía Federal y personal de seguridad privada, ingresaron a la aeronave para realizar la detención del sujeto que se encontraba refugiado en el baño de la aeronave.

Fue una riña de palabras las que sostuvo con al menos dos pasajeros. Los sobrecargos de la tripulación intentaron calmar los ánimos del intoxicado, pero fue una labor en vano.

El incidente ocurrió la tarde del pasado 12 de enero; el vuelo sufrió de un retraso de 2 horas y 10 minutos.

  • author's avatar

    Por: Roberto Mtz Armendáriz

    Periodista independiente con más de 10 años de experiencia en los medios de comunicación. Ha participado en varios proyectos de casas radiodifusoras como titular de noticieros en FM (Grupo Radiorama) y ha sido Jefe de Información de varios periódicos mexicanos. También, posee Licencia de Oficial de Operaciones de Aeronaves.

    Ciudad de México.

  • author's avatar

Deja tu comentario.