AMLO en pláticas con Boeing para la venta del 787 Dreamliner de presidencia de México

El presidente electo a la República Mexicana, Andrés Manuel López Obrador (AMLO), anunció que sostienen pláticas con el fabricante norteamericano Boeing para la venta del nuevo Boeing 787-8 Dreamliner presidencial matrícula XC-MEX bautizado “José María Morelos y Pavón”, y que fuera adquirido por la administración del expresidente Felipe Caldéron Hinojosa.

El avión realizó su primer vuelo durante el marco de la celebración del 101 aniversario de la Fuerza Aérea Mexicana, el pasado 10 de febrero del 2017. A poco más de un año de operaciones, el actual Presidente de México Enrique Peña Nieto (EPN) ha viajado con el 787 en diferentes giras internacionales, una de ellas y la más larga que ha realizado una aeronave del estado mexicano fue durante el otoño del año pasado, cuando EPN visitó Vietnam para asistir al Foro de Cooperación Económica Asia-Pacífico (APEC).

Al respecto, el presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, dijo:

Se está buscando una relación con la Boeing para lo del avión presidencial. La idea es venderlo, no perder dinero, que se venda en lo que vale, pero no me voy a subir a ese avión.

Desde el inicio de campaña, Andrés Manuel López Obrador, siempre se ha visto firme en la decisión de vender el avión, argumentando que el estado mexicano no puede pagar la aeronave y que las necesidades de gastos se centran en otros rubros, como el combatir la pobreza.

El 787 Dreamliner tiene un costo total de $218.7 millones de dólares a pagar a 15 años. Dentro de plan de modernización de la flota de los aviones de la Presidencia de la República Mexicana, se contempló varias opciones como el Boeing 767-300 y Airbus A330-300, pero se eligió el 787 Dreamliner por su gran autonomía de 13 mil kilómetros, ahorro del 20% de combustibles y 60% menos de emisiones contaminantes a la atmosfera, en comparación con su antecesor el Boeing 757-225 adquirido en el año 1988 por la administración del expresidente Miguel de la Madrid Hurtado.

Además, se anunció que se suspenderán las adquisiciones de ocho helicópteros Sikorsky MH-60 Seahawk para la Armada de México, por un valor aproximado de mil millones de pesos cada uno. En este sentido, ninguno de los otros aviones o helicópteros adquiridos en los últimos años serán vendidos.

En relación al personal que atiende las operaciones del TP-01, los sobrecargos, serán reincorporados a las oficinas en Tecamachalco. Los ingenieros y mecánicos serán repartidos proporcionalmente entre la Base Aérea de Santa Lucía y el actual Hagar Presidencial en el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, pero se desconoce cual será el futuro de los pilotos.

En caso de no encontrar comprador, se podría ofrecer a la aerolínea Aeroméxico, la cual opera una flota al día de hoy de 17 aviones Boeing 787 Dreamliner. Aún se desconoce si Aeroméxico podría estar interesada, ya que el actual avión presidencial con una configuración VIP, tendría que sufrir varias modificaciones para vuelos comerciales, además de que su configuración de Peso Máximo al Despegue (MTOW, en inglés) es reducido, así como su autonomía, en comparación con la versión comercial.

Deja tu comentario.

También te podría gustar...

PHP Code Snippets Powered By : XYZScripts.com