Barbara Harmer, la primera mujer Piloto del Concorde

Celebramos a todas aquellas mujeres que con valentía, esfuerzo y pasión se han abierto camino en un mundo dominado por los hombres, la aviación no ha sido una excepción a estos prejuicios, anteriormente considerada injustamente un mundo exclusivo del sexo masculino, hoy tenemos muestras de mujeres sobresalientes que han luchado por ser la diferencia. 

Un ejemplo de ello es Barbara Harmer, una piloto experta, consumada navegante e intrépida esquiadora. Bárbara fue la única piloto femenina del renombrado Concorde de British Airways, y perdió su batalla contra el cáncer el 20 de febrero de 2011, a los 57 años.

Bárbara Harmer nació en 1954 en la ciudad de Sussex. A la edad de 15 años dejó la escuela para convertirse en una peluquera en su ciudad natal. Sin embargo, unos años más tarde decidió cambiar su destino y dispuso a formarse como controladora de tráfico aéreo, trabajando en el Aeropuerto de Gatwick. Más tarde, también comenzó a aprender a volar, ganando su licencia de piloto privado y gradualmente acumulando horas de vuelo antes de convertirse en instructora de vuelo, trabajando en su escuela local de Goodwood Flying.

Entonces decidió que el siguiente paso lógico era convertirse en un piloto comercial y volar para las aerolíneas. Su primer trabajo fue con una aerolínea local llamada Genair, donde para poder obtener un puesto en la compañía tuvo que aplicar más de 100 veces. Luego, en 1984, se unió a British Caledonian. A continuación, comenzó a volar aviones de British Aircraft Corporation BAC 1-11 en rutas de corto alcance, antes de la transición a un avión más grande, el McDonnell Douglas DC-10 en vuelos de larga distancia.

Cuando British Caledonian se fusionó con British Airways en 1987, esto abrió la puerta final para que bárbara cumpliera su sueño. Sin embargo, poco duraron sus esperanzas ya que, en ese momento, British Airways empleó más de 3.000 pilotos, de los cuales sólo 60 eran mujeres. Por lo tanto, sintió que sus posibilidades de ser seleccionada para volar el avión supersónico eran escasas, ya que sólo unos pocos pilotos altamente capacitados fueron reclutados para someterse al riguroso programa de entrenamiento de seis meses necesario para certificarse en ese avión.

Sin embargo, en 1993 Bárbara obtuvo su lugar en los libros, cuando voló como primer oficial en un Concorde de British Airways desde el aeropuerto de Londres Heathrow a JFK en Nueva York.  Su vuelo histórico la calificó como la primera piloto en volar el Concorde, a partir de ello hizo su fama mundial.

Bárbara solo tuvo éxitos desde entonces para convertirse en capitán en otros aviones en la flota de la aerolínea inglesa hasta retirarse como capitán en el Boeing 777.

Su tenacidad para tener éxito siempre estuvo presente y estuvo orgullosa de conducir su vida siempre con aventura, Harmer siempre decía que en el aire a 60.000 pies y a 1,350 millas por hora (mph) se sentía más en casa.

Deja tu comentario.

También te podría gustar...

PHP Code Snippets Powered By : XYZScripts.com