El avión que salvó a Embraer y que marcó una historia en Aeroméxico Connect – Embraer 145

Recordamos a este avión, sin duda un caballo de batalla para la filial Aeroméxico Connect que un 1 de mayo del 2017 comenzó su retiro para la aerolínea después de 12 años de ininterrumpidas operaciones. Un equipo, el Embraer 145 que, muchos pasajeros, pero sobre todo sus tripulaciones disfrutaron mucho volar.

A través del canal de NC Aviation, de su propietario Noé Castillo, nos regala estas espectaculares tomas de todas las fases de aproximación hacia la pista 05L del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México.

El último vuelo con estos equipos fue realizado entre Houston y Monterrey, poniendo así fin a la carrera de una de las aeronaves responsables por dar nuevas alas al mercado regional mexicano. En total, 39 ERJ fueron operados por Grupo Aeroméxico.

La historia del primer jet comercial desarrollado en Brasil, responsable por salvar la compañía Embraer de una posible quiebra en 1991, inicia con Aerolitoral, que realizó un pedido inicial por cinco aeronaves en diciembre 2003 para reemplazar su flota de aviones turbohélice Fairchild Metro III y Saab 340, de 19 y 33 asientos respectivamente.

Los entrega oficial de las dos primeras unidades del ERJ 145 ocurrió seis meses más tarde, el 2 de junio 2004, donde Aerolitoral recibió sus dos primeras aeronaves en una ceremonia de entrega en São José dos Campos, sede del fabricante brasileño. El mismo año, los tres primeros se pusieron en servicio a mediados de 2004 en rutas desde Monterrey y Guadalajara. Su inicio de operaciones marcó un hito en la aviación mexicana, donde la aviación regional empezaba su transformación de aviones turbohélice a jets, lo que hacía los viajes más cortos y más cómodos.

A partir de noviembre 2004, se inicia una nueva etapa en Aerolitoral ya que por primera vez opera vuelos regulares desde/hacia la Ciudad de México. Los ERJs abrieron el camino para un cambio de estrategia en la red de rutas de Grupo Aeroméxico que permanece hasta la actualidad. En rutas de mediana y baja densidad, permitió ofrecer al cliente mayor cantidad de vuelos sin necesidad de crecer el número de asientos. Así, las dos primeras rutas en operar fueron México-Los Mochis y México-Ciudad Obregón las cuáles, pasaron de tener un vuelo diario con equipo de Aeroméxico a dos vuelos diarios con los ERJs de Aerolitoral.

El ERJ también permitió a Grupo Aeroméxico hacer frente a las nuevas aerolíneas de bajo costo a partir de 2005. Su estructura de costos más bajo y su excelente aceptación en el mercado, hicieron que la flota creciera rápidamente. La mayoría de las rutas domésticas desde la Ciudad de México eventualmente fueron operadas o complementadas con equipos ERJ.

En el interior de la República, conforme se fueron sustituyendo los Metro III y los Saab 340 con más ERJs, varias rutas de muy baja densidad tuvieron que ser canceladas. Si bien el ERJ convirtió a Aerolitoral en una aerolínea más eficiente, varios mercados no soportaron el incremento de oferta y la red de rutas se fue consolidando hacia mercados de mediana y alta densidad.

El ERJ continuó su exitosa carrera con Aeroméxico Connect a pesar de la entrada en servicio de estos nuevos modelos. Pero a través del tiempo, el rápido crecimiento de la competencia con aviones de mayor capacidad y el costo por asiento más bajo de los nuevos modelos Embraer, finalmente obligó a Grupo Aeroméxico a tomar una decisión muy difícil: retirar de servicio al venerable ERJ.

El 1 de mayo se dará por concluida una etapa de 13 años, que vivirá siempre en la historia de Grupo Aeroméxico. El más pequeño de la familia se retira, pero se va como los grandes. El ERJ permitió posicionar a la empresa a la vanguardia de la aviación regional. La llegada del ERJ fue el parteaguas que permitió enfocar la estrategia en una mejora de producto con más frecuencias en mercados delgados desde la Ciudad de México.

Texto original: Alejandro De Leo Winkler

Deja tu comentario.

También te podría gustar...

PHP Code Snippets Powered By : XYZScripts.com