El Boeing 787 podría dejar de producirse en Everett

Tiempo de lectura: 2 minutos

Golpeado por el colapso del mercado de aviones, Boeing decidirá el próximo mes si consolida sus dos líneas de ensamblaje del Boeing 787 Dreamliner en Washington y Carolina del Sur en un solo sitio. Si lo hace, se espera que la planta de reactores de fuselaje ancho de 30.000 empleados en Everett sea la perdedora.

Esa decisión tendría consecuencias nefastas para la fuerza laboral local de Boeing y la red de proveedores regionales que emplea directamente hasta 10,000 personas.

Tal escenario ha perseguido a empleados y líderes comunitarios desde que Boeing conmocionó a la región en 2009 al anunciar que construiría su segunda línea de ensamblaje 787 en North Charleston, Carolina del Sur, su primera planta de aviones de pasajeros fuera del estado de Washington.

“Es una continuación de la estrategia puesta en marcha hace años para no depender tanto de la fábrica de Everett. A largo plazo, la idea era que nos consolidaríamos allí”, dijo un ex líder de alto rango de Boeing, quien pidió no ser identificado para poder hablar libremente. «Asumimos que habría otro trabajo con el que reemplazar a Everett».

Pero ahora, con la pandemia provocando un colapso de la demanda de aviones y las finanzas de Boeing ya agotadas por la crisis del Boeing 737 MAX, no hay un nuevo lanzamiento de avión en el horizonte para compensar si se pierde la producción del 787.

RELACIONADO
Sólo FAA ha levantado restricciones al Boeing 737 MAX; reguladores mundiales aún analizando

Ahora se avecina otra decisión trascendental de Boeing que puede sumarse sustancialmente a las grandes pérdidas de empleos ya anunciadas y podría devastar el sector de fabricación de aviones de renombre mundial de este estado.

Perder la línea de montaje del 787 “sería devastador para nuestra economía local”, dijo la alcaldesa de Everett, Cassie Franklin.

Si Boeing se consolidara en North Charleston, dejaría el edificio más grande del mundo por volumen, que albergaba las líneas de ensamblaje final de los aviones de fuselaje ancho de Everett, casi una carcasa vacía.

RELACIONADO
Viva Aerobus incorpora a su flota un nuevo Airbus A320; suma 42 equipos

Después de 2022, solo quedarían dos líneas de ensamblaje activas de tasa baja, construyendo como máximo cinco aviones 767 y 777 al mes durante varios años, en comparación con los 15 aviones por mes que Everett impulso hace un año.

  • author's avatar

    Por: Hans Bravo

    Arquitecto, Piloto Comercial de Ala Fija y Spotter

    Fotógrafo de Transponder 1200

  • author's avatar

Deja tu comentario.

También te podría gustar...