El grave problema sin solucionar de los ex empleados de Mexicana

Tiempo de lectura: 3 minutos

Cuando Mexicana de Aviación se declaró en Concurso Mercantil en 2010, miles de empleados de todos los niveles se fueron a la calle, ya de por sí era complicado buscar otro empleo súbitamente, pero se fueron con la esperanza de al menos cobrar su justa liquidación por los años de servicio que hubieran tenido con la empresa. Han pasado 11 años de este negro capítulo y la gente sigue esperando. Muchos de ellos incluso ya no están en este mundo y se fueron no solo sin su liquidación sino sin pensión por jubilación.

De acuerdo con información compartida con Transponder 1200, a la fecha los ex empleados de la empresa han recibido tan solo el 5% aproximadamente, de lo que tenían derecho, ya que la empresa estaba sobre endeudada y no tenía casi nada de activos. El edificio de oficinas se vendió poco después de la privatización y Gastón Azcárraga recuperó su inversión en la empresa, pero no invirtió después. Aviones propios solamente los A320 más viejos, el resto eran rentados.

La venta de los aviones, por los que se obtuvo en realidad un precio bajo, así como mobiliario y otras cosas, fue de donde se pudo dar el incipiente pago a los empleados, pero no ha habido de dónde obtener más dinero. La empresa filial de mantenimiento, Mexicana MRO Services, ha seguido en operación todos estos años ya que no solo no estaba en quiebra sino que podía mantenerse por separado. Por supuesto, al principio el trabajo le bajó a casi cero porque primordialmente atendía la flota de Mexicana.

Con el tiempo fue atendiendo clientes tanto nacionales como extranjeros para diversos tipos de mantenimiento, pintura, reparaciones, renovaciones interiores, y más recientemente conversiones a cargueros de Boeing 767 de la mano con IAI de Israel. Pero sus utilidades son escasas para las necesidades de repartir tanto dinero de liquidaciones.

La otra empresa del grupo que se rescató fue el Centro de Adiestramiento Técnico (CAT) que cuenta con un simulador completo de Airbus A320 así como un simulador para capacitación de tripulación de cabina, con todo y una piscina para procedimientos en caso de acuatizaje. En este centro se ofrecen cursos iniciales y periódicos para pilotos de Airbus A320 y preparación de tripulantes de cabina, teniendo una buena aceptación en el mercado. Pero de igual manera, sus ingresos no son significativos ante las necesidades para los ex empleados.

Además de estos, Mexicana tenía una participación en el centro de capacitación “Alas de América” en conjunto con Aeroméxico, pero ésta última se quedó con todo esto, algunos dicen que de manera incorrecta. Y todas las instalaciones de carga en la aduana del aeropuerto que recientemente les fueron retiradas a pesar de que tenían algunas actividades, aunque no fuera en aviones propios.

RELACIONADO
Video | El último vuelo de Mexicana de Aviación

Es necesario vender los activos

Ante este triste panorama y lo difícil que resultaría echar a volar nuevamente la empresa, los ex trabajadores lo que quieren es que se destrabe la venta de estas empresas activas para poder recuperar, al menos en parte, lo que desde hace 11 años debieron recibir. Uno de los problemas es que se creó un fideicomiso con los activos, con ciertos candados para evitar que se vendieran sin que a los empleados les tocara nada. Pero esas mismas reglas hoy hacen muy complicada la venta de los activos, por lo que una de las peticiones al gobierno, presentadas el 12 de julio, fue su intervención para destrabar la venta de estas empresas.

Del MRO ha habido interesados, aunque los sindicatos no pueden comentarlo abiertamente por las cláusulas de no divulgación de información, se sabe que en su momento empresas como Lufthansa Technik, Aeroman y otras empresas internacionales de mantenimiento aeronáutico han estado interesadas, así como aerolíneas nacionales como Interjet (que obviamente ya no puede participar), Volaris y Viva Aerobus, que tendrían un taller con todas las certificaciones de Airbus y la gente especializada para atender su flota.

La otra opción, aunque se ve más remota, es que algunos inversionistas decidieran crear otra empresa aérea utilizando el nombre comercial y se quedaran también con las instalaciones del MRO y el CAT para su uso, y con ello se pudiera dar al menos parte de las liquidaciones a los trabajadores.

Continúa la larga espera

Pero mientras no se realice la venta de estos activos, de alguna manera, no habrá recursos económicos para poderle pagar a la gente. Por esta razón y luego de 11 años de lucha, el desgaste y el desánimo son demasiados para la gente y no quieren aceptar, como decía el gobierno actual, que crearan una cooperativa para rescatar a la empresa. Si lo que no tienen es dinero, de dónde sacarían para inyectarle capital a Mexicana y poderla echar a volar nuevamente.

Así que por el bien de la gente que en 2010 se quedó sin su fuente de ingresos luego de una administración lamentable de Mexicana, esperamos que realmente pueda destrabarse todo el asunto legal para que las empresas puedan venderse y los ex empleados de Mexicana reciban al menos parte de lo que les corresponde por derecho y por justicia.

Fotos: Mexicana MRO / CAT

  • author's avatar

    Por: Erick Haw Mayer

    Apasionado de la aviación y la industria automotriz de toda la vida, tiene una Licenciatura en Informática y un Postgrado en Comunicación y R.P. Aunque tiene experiencia en empresas del rubro automotriz y en Mexicana de Aviación, su vida profesional se ha dedicado más al periodismo especializado en todo tipo de medios impresos y electrónicos, incluyendo la revista Avión Revue de Latinoamérica.

  • author's avatar

Deja tu comentario.

También te podría gustar...