Investigadores militares canadienses han revelado este jueves 18 de junio que errores durante el procedimiento de remolque, fue la causa del incidente con el principal Airbus CC-150 Polaris de la Real Fuerza Aérea Canadiense (RCAF), el matrícula 15001 (s/n 446), responsable por el transporte del jefe de gobierno del país norteamericano, que en octubre pasado, sufrió daños considerables al chocar contra el vehículo remolcador y contra la pared del hangar. Por la extensión de los daños, desde el incidente, el avión permanece en tierra y fuera de servicio en reparación. 

El incidente ocurrió el viernes 18 de octubre de 2019, cuando el avión del primer ministro canadiense era remolcado de la plataforma norte para el hangar número 10 de la Base de las Fuerzas Canadienses (CFB) Trenton en Quinte West, Ontario. Según los investigadores, dicho hangar no se usaba habitualmente para estacionar el CC-150 Polaris y es más pequeño de lo que se usa comúnmente; el procedimiento de remolque era realizado por personal de apoyo en tierra contratado por la compañía L3Harris con un vehículo remolcador D-14.

Debido al espacio reducido dentro del hangar, lo que haría imposible la maniobra del vehículo, frente al hangar, los empleados han estacionado el avión para cambiar el vehículo remolcador por el más pequeño D-12, aplicando los frenos de estacionamiento (parking brake) y poniendo los calzos en las ruedas; sin embargo, poco después de desconectar la barra de remolque del tren de aterrizaje de nariz, el CC-150 Polaris saltó los calzos y comenzó a moverse contra el vehículo remolcador, chocando con él y contra la pared del hangar; a consecuencia, sufrió daños en el motor derecho General Electric CF6, en el recubrimiento (radomo) y en el radar meteorológico, además del daño estructural en la sección de nariz.

La conclusión de los investigadores es que el incidente fue causado por una cadena de errores en el procedimiento de remolque, haciendo hincapié a la falta de entrenamiento adecuado al equipo de apoyo en tierra y el uso de calzos inadecuados al avión. Los militares no pudieron explicar cómo y por qué el freno de estacionamiento fue desconectado, pero han señalado que cuando el avión comenzó a moverse, el equipo —por falta de entrenamiento— no pudo conectarlo nuevamente. También, han descubierto que los calzos no cumplían con los estándares requeridos y tampoco fueron puestos en todas las ruedas, como se requiere durante el procedimiento. 

Además del daño al motor derecho y a todo el radar meteorológico, incluyendo su recubrimiento (radomo), la colisión con la pared produjo daño estructural en la sección de la nariz, requiriendo trabajos de reparación más extensos y, en consecuencia, más costoso y demorado; la finalización de la reparación estaba programada para agosto, pero debido a la pandemia, el avión sólo estará listo para volar nuevamente en enero. Según un portavoz del Departamento de Defesa Nacional de Canadá, los costos serán pagados por L3Harris, ya que el avión estaba bajo su responsabilidad.

  • author's avatar

    Por: Erick Cerqueira

    Amante de la aviación desde el nacimiento, trillando caminos hacia vuelos más altos.

    Bachillerato en Relaciones Internacionales por la Federal University of Sergipe (UFS).

    En Instagram @_erickcerqueiraf | erick.cerqueira@transponder1200.com

  • author's avatar

Deja tu comentario.