Interjet parece ser la peor empresa para trabajar en México

Cualquier empresario sabrá que los cambios dentro de una organización son motivados principalmente por un crecimiento, ya sea a corto, mediano o largo plazo, pero esto siempre acompañados de una buena energía que impactará positivamente en las finanzas y en la organización per se. Cuando estos cambios no rinden frutos-sobre todo a corto plazo- la estrategia debe cambiarse.

Cuando una empresa desde su constitución sufre de muchas áreas de oportunidad y no representa una solución tangible para el mercado, consecuentemente esta, estará condenada a morir. Lo único que podría salvarla de las dramáticas estadísticas de la Secretaría de Economía mexicana se llama “la constante inyección de capital”, de donde… no sabemos.

La pesadilla por la que atraviesa la compañía de “bajo costo” ABC aerolíneas, mejor conocida como Interjet, no es nada nuevo. Desde su fundación en 2005, ha experimentado grandes áreas de oportunidad, pero estas si bien, han sido solventadas, no podemos decir que todas han sido resueltas, ya que han comenzado a generar estragos deprimentes dentro de la organización y una profunda incertidumbre laboral dentro de su equipo de trabajo, al tiempo de perder credibilidad y confianza en los inversores, proveedores y clientes, principalmente.

Es ahora que, la aerolínea que dirige William Shaw, no ha podido librar este turbulento vuelo –casi al borde del desplome-, y solo se han dedicado han enviar mensajes constantemente alarmantes, que han sido construidos desde un criterio “experimental del negocio aerocomercial” que ha traído consecuencias negativas que impactan en las finanzas, en su capital humano y principalmente en la generación de clientes detractores.

La falta de en Pilotos y Tripulantes de Cabina (sobrecargos) y la explotación de su personal en tierra que, en su conjunto, han constituido pésimos ejercicios gerenciales y directivos que han generado un colapso tangible y realmente deprimente dentro de la industria aeronáutica mexicana.

En esta temporada “alta”, es cuando más se han resentido los efectos de la toma de decisiones absurdas –como fue la adquisición de los Sukhoi Super jet 100-, y de cambios internos a capricho que están cobijados por un supuesto “plan de austeridad” que, al contrario, ha generado pérdidas financieras en la empresa.

Ahora los Pilotos de Interjet, en su mayoría, han tenido que ceder a las emergencias de una gestión deprimente, excediendo el límite de horas permitidas por la autoridad mexicana (DGAC), impactando directamente en la seguridad de los vuelos, con tripulaciones fatigadas y colapsadas. Esto motivado por el preocupante déficit de pilotos que enfrenta Interjet, donde al menos urgen 150 de ellos en la organización.

Además, han tenido que enfrentar las renuncias constantes de muchos pilotos en busca de mejores y nuevos horizontes y sobrecargos que prefieren irse a otras aerolíneas, como es la del “Caballero Águila” (Aeroméxico), en busca de un mejor salario y cobijados ante mejores oportunidades laborales.

Interjet parece ser una de las peores empresas para trabajar en México, y realmente escribir esto no es nada motivante. Los que estamos inmersos en esta industria queremos ver a empresas potenciadoras que realmente aporten valor y no arriesguen lo ya trazado.

En un mundo tan cambiante y donde las empresas deben motivarse a las transformaciones sugeridas principalmente por sus clientes, no sirven presidentes, directores, gerentes y jefes TEMPERAMENTALES, donde el corazón –y estómago también- ganan a la razón.

Interjet necesita un cambio urgente, pero en positivo y en presente… medible y con metas alcanzables, donde la atmósfera es generar un capital humano con la camisa bien puesta y el dar el todo por el todo, al tiempo de enorgullecer a México como un país que tiene a directores capaces de mantener la aeronave volando.

Piensen bien las cosas, evalúen, arrastren inteligentemente el lápiz, concilien y contraten PILOTOS, si no quieren que se les vayan a China, un mercado donde pagan hasta cuatro veces más que ustedes y con condiciones laborales que ni siquiera ustedes dimensionan. Mi respetado William, a pensar más con la cabeza y menos con el corazón.

Y cerrando, lo que más me preocupa es la gente de Interjet, que le deseo la mejor paz laboral y una vida que seguramente merecen… y si quieren emigrar, yo los apoyo. Realmente, la empresa ¡no los merece! Todos estamos cansados de estas pifias.

Deja tu comentario.

También te podría gustar...

PHP Code Snippets Powered By : XYZScripts.com