La decisión más importante en la vida es saber cómo se toma la decisión

Psicología Aeronáutica.

Todo indica que cada vez que tomamos una decisión, lo hacemos de forma inconsciente, antes de hacerlo, se produce un procesamiento inconsciente en el cerebro.

En la cabina de mando del sistema nervioso central, nuestro cerebro; sucede algo que prepara esa decisión, influyendo de tal manera que la mente consciente elige que hacer.

“En el futuro se podrá predecir el comportamiento y la experiencia de una persona a partir de su actividad cerebral” John Dylan Haynes

Ahora, lo invito a pensar en cada decisión que debe tomar, por ejemplo: un técnico de mantenimiento aeronáutico, un despachador de vuelo, un controlador de tránsito aéreo, un piloto, un auxiliar de vuelo, o cualquier otra persona de este gremio de tan alta responsabilidad, y piense también en qué pasa por la mente de estas personas justo antes de tomar una decisión.

Es algo confuso ¿verdad? por más que uno se quiera poner en el lugar de ellos, es casi imposible pensar que puede pasar por la mente de cada uno, justo antes de tomar una decisión.

De hecho, ni siquiera ellos mismos podrían decirlo; tomar una decisión es un proceso que lleva a cabo la gran maquinaria neuronal que alberga el cerebro humano.  Una decisión es una elección entre futuros simulados mentalmente. Cuando cada uno de los actores de la aviación toman una decisión, imaginan las consecuencias futuras, simulan mentalmente las realidades posibles en microsegundos y todo esto de manera inconsciente.

¿Cómo saber si una decisión será la correcta, si se procesa previamente de manera inconsciente?

Según Moreno (2018) Aparentemente muchas decisiones se ejecutan de manera rápida, casi sin pensar, se cree que el cerebro evalúa sus consecuencias simulándolas, especialmente si estas corresponden a situaciones novedosas donde no podemos utilizar hábitos aprendidos. Para que una decisión sea la postre acertada, es necesario que tales simulaciones mentales sean realistas y tengan en cuenta, al menos, las situaciones más probables.

Lo anterior significa entre muchas cosas que, ante situaciones previamente entrenadas, practicadas o simuladas en entornos académicos, las probabilidades de equivocación en la toma de una decisión serán menores, así entonces si el proceso de la toma de una decisión se basa en simulaciones poco o nada realistas, o si obviamos situaciones probables vistas previamente en entornos pedagógicos, entonces el proceso de decisión está abocado al fracaso.

En conclusión:

La práctica, durante cada proceso de entrenamiento en el puesto de trabajo en cualquier actividad de la aviación es de vital importancia para la toma de decisiones, si dejamos ciertas cosas en solo una lectura, un video o una charla explicativa, quedará faltando para el cerebro lo más importante para la toma de decisiones; la práctica, ya que este almacenará esa experiencia en un lugar especial, justo donde al evocar recuerdos de manera inconsciente, el cerebro irá para tomar la mejor decisión.

Sin embargo, practicar no es suficiente, hay que saber cómo hacer que las personas vivan esas prácticas; hoy en día se sabe que las regiones cerebrales implicadas en la emoción también están involucradas en la cognición, y viceversa. Por eso no podría terminar este escrito sin advertir que sería absurdo hablar de toma de decisiones como fenómenos que aborden solamente la racionalidad, despojando su esencia y contexto emocional.

“Haz vivir experiencias de práctica con amor a tus estudiantes y esos momentos serán los que inconscientemente recordarán cuando deban tomar la decisión más importante de sus vidas”.

  • author's avatar

    Por: David Bernal Rodriguez

    Director Ejecutivo de Servicios de Aprendizaje Aeronáutico. Máster en neurociencias e inteligencias múltiples,
    psicólogo, Controlador de Tránsito Aéreo. Contáctame: david.bernal@aeroaprendizaje.com

  • author's avatar

Deja tu comentario.

También te podría gustar...