La Quinta Libertad: Aeroméxico, Emirates y la ruta a Barcelona, Novela en Tres Actos

Hace unos días hablábamos de Air Italy, y de cómo la estrategia de las Gulf Big Three (GB3) estaba cambiando de forzar la autorización de vuelos bajo la quinta libertad del aire, a establecer líneas en terceros países para evitarse la molestia de tener que negociar rutas tripartitas.

Volviendo un poco sobre la quinta libertad, basta con explicar que implica la posibilidad de una aerolínea registrada en un país A volar una ruta desde A, cargar/descargar pasajeros en un país B y continuar hacia el país C y viceversa, por lo que podría vender tickets en los segmentos:

  • A-C, y viceversa
  • A-B y viceversa
  • B-C y viceversa.

Bien. Superado el concepto técnico, démosle un poco de contexto a la noticia, en tono de novela.

  • Capítulo 1: Aeroméxico y Barcelona, un amor que se termina

La línea aérea bandera de México, Aeroméxico, comenzó a volar a Barcelona en 2007 dos veces por semana, que luego subió a cuatro frecuencias semanales, volando con Boeing 767-300.

En 2012, sin embargo, AM decidió cerrar la ruta por la baja rentabilidad de la misma. Ahí se cortó ese primer amor entre México y Barcelona. Y durante una buena cantidad de años, no volvió a tratar de recuperar la ruta. Hasta que, como siempre, alguien más la quiso.

  • Capítulo 2: Emirates viene con flores

A partir de una búsqueda de la Generalitat de Catalunya por hacer crecer al aeropuerto de El Prat, Emirates empezó a evaluar la posibilidad de abrir una ruta a México con quinta libertad en Barcelona. Esto le permitiría vender tickets para México como destino final, y para Barcelona como escala. Lo que, aplicado al vuelo de vuelta, le permite vender el tramo Ciudad de México- El Prat, justamente la ruta que Aeroméxico había abandonado.

Cerrado el acuerdo con Barcelona, Emirates presenta su solicitud de ruta con quinta libertad a las autoridades Mexicanas. Ahí, el escándalo. ¿Qué debía hacer la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT)? ¿Otorgar la ruta, ya que la línea de bandera había decidido dejar de volar ahí? ¿Denegarla, para proteger la posibilidad que Aeroméxico retome la ruta?

Finalmente la SCT había emitido un dictamen preliminar la semana pasada: le negó la ruta a Emirates. Ahí, el otro escándalo: las partes interesadas diciendo que el gobierno Mexicano favorecía a Aeroméxico y estaba en contra del progreso, que las líneas del golfo traen turistas con plata, que la posibilidad de atraer negocios del Medio Oriente, que la conectividad a Cancún, etcétera. Mientras eso pasaba, Aeroméxico vio la chance. Y la aprovechó.

  • Capítulo 3: Siempre te quise, Barcelona

En el medio de la polvareda generada por la negativa de la SCT, Aeroméxico anunció…. que vuelve a volar a Barcelona. La idea de bloquear el interés de Emirates y asegurar la ruta hizo que le ponga fecha y equipo: Primero de Noviembre, Boeing 787. Hasta empezó a vender tickets en las frecuencias establecidas.

Llama la atención que una ruta abandonada hace años, de pronto vuelva a ser necesaria y urgente para la compañía Mexicana. Se puede discutir que la eficiencia del Dreamliner permite operarla de forma rentable. Se puede considerar la chance de que la demanda entre MEX y BCN haya crecido lo suficiente como para romper la línea de flotación y que de ganancia en un largo plazo. Lo que es innegable es que tanto el anuncio como la programación de la ruta suenan a reacción más que a una decisión de negocio independiente de la coyuntura con Emirates.

Ah, hablando de Emirates. En él mientras tanto, algunas llamadas y algunas valijas más tarde, la línea aérea del Emirato preparaba el contraataque.

  • Capítulo 4: Emirates vuelve con bombones, o algo similar

Pocos días después de la negativa a la ruta, la SCT comunicó la decisión… de autorizar la ruta Dubai-México con quinta libertad en Barcelona. Se habla de presiones de los gobiernos de España y Emiratos Arabes, se habla de una revisión de la decisión en virtud de lo que sería mejor para la conectividad, para las inversiones y para los pasajeros en general. Se habla de presiones políticas, tanto para favorecer la libre competencia como para que no se proteja a Aeroméxico.

La cuestión, es que la misma ruta que se había negado hacía seis días, hoy se aprueba. Muchos de los interesados quedaron contentos con la decisión. Salvo uno: Aeroméxico.

  • Capítulo 5: En realidad, nunca te quise, Barcelona.

Ayer, entonces, la última instancia (por ahora) llegó de parte de Aeroméxico: emitió un comunicado en el que anuncia que… abandona los planes de operar la ruta a Barcelona.

Se ve clara la influencia del 38% de Delta en este comunicado. También hay que entenderlo en el contexto del acuerdo alcanzado entre las US Big Three y Emirates en relación con las libertades del aire y la transparencia contable. Pero también es cierto que parece una actitud casi de despecho, más que una decisión comercial de no competir.

Veremos cuál es el próximo capítulo de esta novela, pero en la evolución del conflicto lo que se espera es que Emirates domine la ruta y que a Aeroméxico no le quede mucho más que patalear y concentrarse en otros segmentos donde las condiciones sean más ecuánimes. O donde la injerencia estatal en la protección de sus operaciones tenga enemigos menos poderosos.

Deja tu comentario.

También te podría gustar...

PHP Code Snippets Powered By : XYZScripts.com