Oficina de la ONU gestionará la venta del avión presidencial TP-01

Tiempo de lectura: 2 minutos

El avión presidencial mexicano TP-01 tendrá un nuevo camino en su historia. Tras dos años y medios en oferta el Boeing 787-8 Dreamliner del gobierno de México no se ha logrado vender como pretende la administración actual. Por lo anterior, se ha solicitado la mediación de una agencia de la ONU especializada en logística quien a través de un bróker buscarán conseguir comprador.

FRACTIONAL

Desde el inicio de la nueva gestión federal, se ha buscado vender el avión presidencial por ser una muestra del derroche de gobierno anteriores. Primero se llevó a almacenamiento a California, Estados Unidos para esperar un comprador. Después de haber pagado 1,5 millones de dólares en mantenimiento, el 787 TP-01 volvió a México.

Al no concretarse la compra, se optó por organizar una rifa para recuperar el monto del Boeing 787 Dreamliner del gobierno de México. Sin embargo, ninguna de estas dos opciones ha tenido los resultados esperados. Han pasado dos años y medio y el avión presidencial se mantiene estacionado sin lograr ser comprado.

Es por ello que el Ejecutivo mexicano se ha acercado a la UNOPS -agencia de la ONU- quien a su vez contratará una empresa con experiencia en marketing y venta de aeronaves ejecutivas. Con esta estrategia, se busca gestionar el proceso de venta del TP-01 de México. Con base en el anuncio de licitación el procedimiento arrancará con una investigación para identificar potenciales compradores.

Una vez completada esa fase, se procederá a desplegar publicidad estratégica y táctica sobre el Boeing 787-8 Dreamliner. De esta manera se busca captar ofertas para el avión presidencial las cuales serán revisadas por el bróker y la UNOPS. Cabe destacar que quienes estén interesados deberán cumplir una serie de requisitos:

  • Respetar el precio mínimo de compra del TP-01: $2,286 millones de pesos (aproximadamente $115 millones de dólares)
  • No tener problemas legales
  • No estar incluidos en l lista de vendedores suspendidos de Naciones Unidas
  • Demostrar que los recursos utilizados tengan una procedencia lícita

Cuando el análisis de las agencias de logística sea cumplido, se enviará una recomendación a las autoridades en México. Será entonces cuando el gobierno mexicano negocie directamente con el comprador. Entre dichos actores -con apoyo de la UNOPS y el bróker- se establecerán los plazos de entrega y detalles contractuales.

Deja tu comentario.

También te podría gustar...