¡Otra vez! Boeing aplaza la entrega del nuevo Air Force One

Tiempo de lectura: 2 minutos

La Fuerza Aérea de los Estados Unidos (USAF) anunció el martes que Boeing aplazará otra vez más la entrega del primer nuevo Boeing VC-25B “Air Force One” de la 89ª Ala de Transporte Aéreo, escuadrón responsable del transporte presidencial estadounidense. Adquiridos hace cuatro años por la administración del expresidente Donald J. Trump (2017-2021), la previsión inicial era entregarlos el año pasado, pero el programa de conversión de ambos aviones sufrió numerosos contratiempos. 

Según la fuerza aérea, ahora, el primer “Air Force One” se entregará, en el mejor de los casos, en cuatro años; la razón sería (nuevamente) numerosos contratiempos en el programa de conversión del Boeing 747-8i, como el impacto de la pandemia del coronavirus (COVID-19), la falta de mano de obra y en especial de ingenieros aeronáuticos, cambio de proveedores de partes y componentes, como los interiores de cada avión y el cableado. 

La tolerancia de retraso en las entregas era, según las cláusulas contractuales firmadas inicialmente, de hasta 24 meses (dos años). Sin embargo, debido a la pandemia, el gobierno decidió extenderlo para no perjudicar el fabricante aeronáutico estadounidense Boeing. Ahora bien, el primer VC-25B deberá entregarse en septiembre de 2026 y el segundo en febrero de 2027, con una tolerancia máxima de 12 meses (un año) de retraso para cada avión.

La fuerza aérea ha señalado que hasta que se entreguen los nuevos aviones, “sigue posicionada para mantener” los dos veteranos VC-25A presidenciales actuales, basados en el 747-200, “disponibles y listos para la misión”, un dolor de cabeza tanto para el gobierno como para el fabricante, que a través de David Calhoun, Director Ejecutivo de Boeing, ya ha declarado que se arrepiente de haber aceptado el acuerdo que, al final, le está costando muy caro. Además de la pérdida financiera, según el ejecutivo, el acuerdo con la fuerza aérea incluye “un conjunto muy singular de riesgos que Boeing no debería haber asumido”. 

Cabe señalar que, cuando Trump anunció la decisión de modernizar la flota de transporte presidencial, criticó a Boeing por el precio y el fabricante, para “complacerlo”, decidió bajar considerablemente el precio inicialmente presupuestado; y peor aún, acordó firmar un contrato de precio fijo, haciéndose cargo de los gastos en exceso derivados del programa de conversión de ambas aeronaves; eso le costará al menos dos mil millones de dólares.

  • author's avatar

    By: Erick Cerqueira

    Amante de la aviación desde el nacimiento, trillando caminos hacia vuelos más altos.

    Bachillerato en Relaciones Internacionales por la Federal University of Sergipe (UFS).

    En Instagram @ecfilho_ | erick.cerqueira@transponder1200.com

  • author's avatar

Deja tu comentario.