¿Por qué están expuestos los neumáticos del Boeing 737?

Tiempo de lectura: 2 minutos

Una de las maneras más fáciles de ubicar un Boeing 737 al despegue son sus neumáticos. A diferencia de otras aeronaves, estos se encuentran expuestos y se notan fácilmente a simple vista. Pero ¿por qué no están cubiertas como la mayoría de los aviones comerciales? La respuesta es más simple de lo que parece: ¡por chaparro!

Esto se remonta en verdad a los orígenes del 737 en los años 60s. En aquel entonces cuando Boeing desarrollaba la primera versión de este avión, el 737-100 que debutaría con la alemana Lufthansa, el avión tenía requerimientos operativos muy particulares. Era la intención que el 737 diera servicio a zonas remotas, con aeropuertos pequeños y sin mucho equipo de apoyo en tierra. Y esto ¿qué tiene que ver con los neumáticos y sus cubiertas se preguntarán?

Boeing en sus estudios de la época, llegó a la conclusión que los aeropuertos pequeños no tendrían las escaleras lo suficientemente altas para alcanzar un avión de una altura estándar. Este fue un problema que se resolvió diseñando el avión lo más pegado al piso que fuera posible. El resultado fue fosos para el tren de aterrizaje de tamaño reducido y un espacio entre ala y pista que no permitía el movimiento de la puerta adicional que normalmente hubiera cubierto las llantas.

La solución entonces fue, dejar los neumáticos descubiertos y quitar una complicación que es más estética que funcional en el caso estricto del 737. Las cubiertas si tienen una función específica, esta es reducir la resistencia parásita que el tren de aterrizaje descubierto generaría. y aunque en cualquier otro avión esto es cierto, en el 737 el diseño de sus trenes está pensado especialmente para convertir al neumático en parte del perfil del fuselaje y generar una muy baja cantidad de resistencia.

Una prueba más de que a veces la solución más fácil es la más práctica y con el extra de una muy interesante y distintiva característica visual de este pequeño gran caballo de batalla. 

Foto: Wikimedia Commons

Deja tu comentario.

También te podría gustar...