¿Por qué se forma una «nube» en las alas y motores de los aviones?

Tiempo de lectura: 2 minutos

A muchos nos ha asombrado que en ocasiones cuando una aeronave despega o aterriza se forma una nube alrededor de las alas y en la parte frontal de los motores. Este tipo de condensación desaparece poco tiempo después pero nos deja con la intriga sobre el extraño fenómeno. Lo que sucede es un proceso llamado enfriamiento adiabático donde la temperatura disminuye sin quitar calor. Se lee paradójico pero veamos lo que sucede.

Normalmente cuando observamos este fenómeno es durante los días húmedos. La humedad juega un papel muy importante en este proceso en el cual las partículas de aire se saturan de agua. La humedad relativa es la cantidad de agua presente en el aire comparado con la cantidad que puede mantener a determinada temperatura. Se mide en porcentaje, donde el 100% corresponde a un ambiente completamente saturado de agua.

La cantidad de agua que admite el aire también depende de la temperatura. El aire cálido admite mayor humedad que el aire frío. Otro elemento que debemos tener presente es el punto de rocío, el cual es la temperatura a la que el agua se condensa. Cabe mencionar que el vapor de agua es invisible hasta que se condensa y forma una nube.

¿Qué tiene que ver todo esto con la condensación en las alas? Pues resulta que la forma aerodinámica de las alas produce baja presión en la parte superior del ala (extradós). Cuando la atmósfera se encuentra saturada de agua, la disminución de presión provoca que el aire se enfríe. Si el aire se enfría lo suficiente (debajo del punto de rocío) el vapor se condensará formando lo que vemos como nube. Entre mayor sea el ángulo de ataque, mayor tamaño tendrá dicha nube.

El mismo fenómeno también ocurre en la entrada de los motores donde la presión disminuye de manera más drástica. En los motores que utilizan hélice como los alternativos o los turbohélice (al ser “alas” que rotan), también se les formará ese tipo de condensación en la parte del extradós.

Deben cumplirse ciertas condiciones de humedad y temperatura para que podamos ver este fenómeno. La humedad relativa debe ser elevada y la temperatura ambiental debe estar cercana al punto de rocío. Por lo que si el día es seco y cálido, será imposible de observar. Si bien, los motores son más eficientes en ambientes fríos y secos, el impacto que produce este fenómeno es mínimo y no afecta la operación de los motores ni de las aeronaves. Por lo tanto, los vuelos pueden continuar con normalidad.

Deja tu comentario.

También te podría gustar...