Tampa Cargo: La historia de un Gigante

Más de 4 décadas atrás, en el Aeropuerto Internacional Enrique Olaya Herrera que presta sus servicios a la ciudad de Medellín inició un 11 de mayo de 1973 una de las historias de emprendimiento más grandes en los cielos colombianos.

Levantó vuelo el primer avión de la empresa denominada “Transportes Aéreos Mercantiles Panamericanos TAMPA”, un Douglas DC-6 con destino al Aeropuerto Internacional ElDorado de Bogotá el cual llevaba en su interior un cargamento de flores hacia la capital colombiana.

De esta forma se daría inicio oficial a las operaciones de ducha empresa que elegiría el Enrique Olaya Herrera como su base principal de operaciones y a su mando el señor Luis H. Coulson o “el abuelo”, como comúnmente era conocido uno de los pioneros de la aviación colombiana.

Sus primeros vuelos internacionales sería transportando flores hacia los Estados Unidos y cubriendo la ruta Medellín – Miami con lo cual al siguiente año de su creación, adquiriría los permisos de Aerocivil Colombiana para operar su primera tura internacional fuera de los Estados Unidos conectado a Ciudad de México con Medellín.

Hacia el año de 1079 decidieron renovar su flota con la adquisición bajo modalidad de leasing de cinco aviones Boeing 707-320C, llevando a la aerolínea a cread dos nuevas bases de vuelo para cubrir la creciente demanda de transporte aéreo nacional e internacional, la primera de estas en Barranquilla al norte de Colombia y la segunda en Cali, al sur del país cafetero.

El día negó para Tampa Cargo

Durante la mañana del 14 de diciembre de 1983, el Boeing 707-373C matrícula HK-2401 despegó del Enrique Olaya Herrara con destino a Miami, presentó durante el ascenso inicial una falla en el motor número 4, lo que obligó a la tripulación a regresar al aeropuerto, donde se tomó la decisión definitiva de cancelar el vuelo y transportar la aeronave en vuelo ‘ferry’ hacia Miami para su reparación por la ingesta de un objeto extraño (Foreing Objet Damage).

Horas más tarde, la aeronave volvió a despegar hacia Miami con el motor número 4 en potencia mínima, pero durante esta maniobra el motor número 3 presentó falla lo que produjo un profundo banqueo de la aeronave que impactaría una de las líneas eléctricas y finalmente golpearía varias fábricas hasta detenerse.

En el accidente falleció la tripulación completa compuesta por el Capitán, Primer Oficial y un Ingeniero de Vuelo. Además, 22 personas perdieron la vida en tierra al momento del impacto.

Finalmente la aerolínea, inmersa también en problemas de seguridad y no precisamente operacional, se vio obligada a hacer un cese de operaciones por algunos meses, llevándola casi a la bancarrota.

Un nuevo respiro

La compañía adquiriría nuevas aeronaves a finales de los 80, con la introducción de 4 Douglas DC8-71F los cuales completarían la flota del Boeing 707 y añadirían mejoras a la operación, con la inclusión de nuevas tecnologías, como motores y navegación.

Hacia el año de 1990, gracias a una flota renovada y una constante búsqueda de mejoramiento, TAMPA es condecorada con la cruz al mérito aeronáutico, la cual fue otorgada por el Gobierno Nacional de Colombia.

Hacia 1995 los Boeing 707 saldrían del servicio de la aerolínea y para el siguiente año, el 12 de diciembre de 1996 Tampa Cargo firmaría una alianza con la aerolínea holandesa Martinair, por el 40% de las acciones de la compañía, lo que contribuiría al reemplazo de los Boeing 707 y sustituidos por los primeros Boeing 767-200SFL, provenientes de la aerolínea Varig.

El 26 de julio del 2003 Tampa inauguró su hangar de mantenimiento en el Aeropuerto Internacional José María Córdoba del municipio de Rio Negro y posteriormente, en 2004 inicia otra renovación de flota, con la incorporación de cuatro Boeing 767-200ER.

El 2006 es un año de grandes reconocimientos para la aerolínea, donde le es otorgado otro reconocimiento, se trataba del premio Logyca y la Cruz del Mérito de Aeronáutica Civil de Colombia en el grado de Cruz de Plata.

El 1 de abril del 2008 se suscribe con Avianca un acuerdo preliminar que culminaría el 23 de julio de ese mismo año con la adquisición de Tampa Cargo por el Grupo Sinergy Group al cual pertenece Avianca y se comienza un proceso de modernización de flota con la orden de cinco Airbus A330F los cuales se encuentran actualmente en operaciones.

Durante esa época también se incorporaron aviones Boeing 767-300F que anteriormente habrían sido propiedad de Air Japan. En septiembre del 2008, se firma el acuerdo contractual entre Tampa Cargo y Avianca para el manejo de la capacidad disponible de los aviones comerciales de la aerolínea Avianca.

El 1 de febrero del 2010 se da a conocer que tras concluir la fase de aprobaciones regulatorias y de competencia exigidas para concretar la unión anunciada en octubre del 2009, Synergy Aerospace Corp., propietaria de Avianca y Kingsland Holding Limited, propietaria del Grupo TACA, firmaron un acuerdo mediante el cual oficializa el cierre que da marcha a la unión estratégica de sus negocios, conocida como AviancaTaca. Es ahí que comienza a desarrollarse la Vicepresidencia de Carga del Grupo AviancaTaca, a la que Tampa pertenece con su flota de cargueros y como administrador de la capacidad de las bodegas de carga de los aviones comerciales de Avianca.

Deja tu comentario.

También te podría gustar...

PHP Code Snippets Powered By : XYZScripts.com