¡Felicidades KLM! Una aerolínea que continúa escribiendo su historia

A casi un siglo de vida, la Aerolínea Real Holandesa celebra otro aniversario más pintando los cielos de azul. Conservando el mismo nombre, esta singular empresa nace el 7 de octubre de 1919, cuando ocho hombres emprenden un nuevo negocio –luego de que la aviación tuviera un desarrollo importante durante la Primera Guerra Mundial- que este mes llega a su cumpleaños número 99.

Su primer vuelo se llevó a cabo bajo los controles del piloto Jerry Shaw el 17 de mayo de 1920, del aeródromo Croydon en Londres, Inglaterra, a Ámsterdam, Holanda, a bordo de un avión De Havilland DH-16 (de manufactura inglesa), al cual debieron retar para el inicio de operaciones y en el que transportaron a un grupo de periodistas británicos y varios paquetes de periódico.

Con aquél incipiente inició, la aerolínea cerró el año con más de 400 pasajeros transportados, lo que imprimió un ánimo entre sus fundadores, quienes pronto incrementaron la flota, usando pilotos y aviones holandeses al incorporar los Fokker F.II y Fokker F.III. Para 1924, el crecimiento alcanzó Indonesia cuando se estableció el servicio de Dutch East Indies, una filial, establecida en la ciudad de Yakarta en aquélla región, para lo cual se integró el avión trimotor Fokker F.VII para ocho pasajeros.

Con un importante crecimiento a más destinos, incluido Curazao en el Continente Americano, la flota de aparatos de fabricación holandesa pronto vio la llegada de los primeros aviones de fabricación norteamericana, seleccionando al Douglas DC-2 por su robusto fuselaje, totalmente metálico y con capacidad de transportar a 14 pasajeros cómodamente sentados en su cabina. A este modelo siguió el más espacioso Douglas DC-3 con el que se cubrían rutas hasta Sidney, Australia, y muchos otros puntos en el planeta.

KLM fue la única aerolínea en operar el Douglas DC-5, un híbrido que no tuvo tanto éxito, pero al que siguió toda la gama de aviones comerciales de la Douglas, operando los DC-4, DC-6, DC-7 DC-8, DC-9, DC-10 y MD-11. Cabe destacar que varios aparatos DC-2 y DC-3 fueron usados durante la Segunda Guerra Mundial para el transporte de pasajeros y personal militar, principalmente al servicio de los británicos, por lo que sus misiones constantemente se vieron amenazadas por los aviones de la Alemania nazi.

Concluido el conflicto mundial, el crecimiento de la aerolínea se hizo notar, primero en Europa y posteriormente en sus destinos, bajo el control de la corona Holandesa en el Caribe, y hacia diferentes destinos en el Continente Americano y África.

Fue así que la Compañía Real Holandesa extendió sus alas a suelo mexicano al inaugurar el vuelo Ámsterdam – Ciudad de México, el 27 de octubre de 1952, un trayecto de casi 32 horas, empleando un avión Douglas DC-6 de cuatro motores. Aquel día el avión bautizado con el nombre “Prinses Wilhelmina” aterrizó en el aeropuerto capitalino luego de cruzar el Océano Atlántico con escalas en Shannon, Irlanda; Montreal, Canadá y Monterrey, Nuevo León. A su arribo, Albert Plesman, Director General de KLM, ofreció al presidente Miguel Alemán Valdés una caja de plata para puros y un estuche de terciopelo azul, el cual contenía monedas de plata de los países a los que KLM volaba entonces.

A partir de aquél día, KLM ha mantenido un servicio ininterrumpido en México con los aviones más modernos  del mundo. En 1960, trajo el avión a reacción Douglas DC-8. En 1971, llegó a nuestro país el majestuoso Boeing 747-100, el primero en servicio regular hacia tierras aztecas y desde entonces, sus vuelos operan con este magnífico avión, hoy con el modelo 747-400 bajo la modalidad “combi” (pasajeros / carga) que le ha dado un gran resultado a la aerolínea que mantiene este equipo en su ruta a la capital mexicana.

En 2012, para celebrar su sesenta aniversario en México, KLM bautizó un Boeing B747-400 con el nombre “Ciudad de México”, un Boeing 777-200 al que llamó “Chichén Itzá” y más recientemente, un Boeing 777-300, fue nombrado de Sian Ka’an, en honor de la reserva del Caribe mexicano, remarcando su aprecio por nuestro país. En retribución, sirva este texto como una felicitación a esa gran empresa de parte de la Sociedad Mexicana de Estudios Aeronáuticos Latinoamericanos (SMEAL).

Sin duda la aerolínea vigente más antigua del planeta seguirá acumulando años de experiencia mientras sus destinos y conexiones (tras la formación del Grupo Air France / KLM), dan a sus clientes una de las más extensas red de rutas, ofreciendo su tradicional servicio a bordo que incluye un símbolo de Holanda, las tradicionales casitas de porcelana que contienen licor y que este año lanzaron a la circulación su diseño 99, como símbolo de los años que la aerolínea cumplió y de las cuales esperaremos el diseño “Centenario”, el que sin duda, será todo un suceso.

  • Por Alfonso Flores, Vicepresidente de la Sociedad Mexicana de Estudios Aeronáuticos Latinoamericanos (SMEAL).

Deja tu comentario.

También te podría gustar...

PHP Code Snippets Powered By : XYZScripts.com