Teléfono celular provocó fuego a bordo de un Boeing 787 de British Airways: AAIB

La Rama de Investigación de Accidentes Aéreos (AAIB) del Reino Unido publicó el reporte relacionado con fuego a bordo de un vuelo de British Airways. El incidente sucedió el 1 de octubre del 2020 cuando un Boeing 787 comenzaba su descenso hacia el Aeropuerto de Londres-Heathrow.

De acuerdo con el reporte de AAIB, el Boeing 787-9 con matrícula G-ZBKF despegó del Aeropuerto Internacional de Miami. No se reportó ningún contratiempo durante el vuelo hasta que la aeronave se disponía a descender. Aproximadamente 40 minutos antes del aterrizaje, una pasajera aprovechó la oportunidad para acudir al sanitario. En ese momento, un sobrecargo ayudó a la pasajera a reclinar el asiento y notó un fuerte olor a quemado y vio un cable conectado a la toma de corriente. El sobrecargo acudió con el sobrecargo mayor quienes observaron un pequeño silbido, humo y un resplandor naranja proveniente del asiento.

Los sobrecargos controlaron el fuego apagando el interruptor del asiento y a través de un extintor. Cuando uno de los sobrecargos movió el asiento, encontró un teléfono celular atrapado en el mecanismo. Los pilotos por su parte cuando fueron avisados iniciaron la lista correspondiente a “Humo, fuego o gases”; y comenzaron a evaluar la posibilidad de desviarse hacia algún otro aeropuerto. El sobrecargo con el extintor logró controlar la fuente del humo y avisaron a la tripulación de vuelo.

El Boeing 787 se encontraba a 20 minutos de su aeropuerto de destino y la situación se encontraba relativamente controlada. Por lo tanto, los pilotos declararon una urgencia “Pan, Pan, Pan” y solicitaron la presencia de los Servicios de Extinción de Incendios a su llegada. La aeronave aterrizó de manera segura en Heathrow. No se reportaron lesionados ni daños relevantes en la aeronave.

Actualmente, la Agencia Europea de Seguridad Aérea (EASA) ha recibido 166 reportes de Equipos Electrónicos Portátiles (PED) perdidos en asientos de aeronaves en los últimos 5 años. De los cuales, una cuarta parte han resultado en fuego o humo en la cabina. Esto representa un peligro para la seguridad de las operaciones. Derivado de estos eventos, la AAIB emitió la siguiente recomendación con el número 2021-017:

Se recomienda que la Autoridad Aeronáutica solicite que los asientos de pasajeros, en los aviones comerciales, se diseñen de tal manera que minimicen la posibilidad que los PED sean destruidos en el mecanismo móvil de los asientos”.

Deja tu comentario.

También te podría gustar...