Un breve vuelo por la historia de la aviación en México (parte 1)

Autor: Staff SMEAL

  • Orígenes

Al parecer los sueños de volar se iniciaron desde que la humanidad tuvo conciencia de ser, el vuelo de las aves inspiró con toda seguridad ese deseo de surcar los cielos.

Archivos SMEAL-FIDEHAE

En México podemos referirnos a los antiguos pobladores, los aztecas, que incluso se vistieron de tal forma que quisieron parecerse a las aves que más admiraban, los halcones y las águilas, y de alguna forma, dejarle ver a sus enemigos que ellos también tenían esa agresividad y habilidades innatas.

Archivos SMEAL-FIDEHAE

Algunos otros países tienen sus leyendas y tradiciones con respecto al vuelo, e indiscutiblemente tuvieron algunos de ellos las primicias del vuelo mecánico, a través de globos aerostáticos, una de las primeras manifestaciones del ser humano para poder volar. Ya con esos antecedentes y muy seguramente por la fiebre que se inició al darse a conocer esos logros, en México también se empezó a trabajar en ese método.

Antes de que México ganara su independencia en 1821, se tiene el registro de que José María Alfaro efectuó un vuelo entre las ciudades de Xalapa y Coatepec (Veracruz)  el 18 de mayo de 1784, en un aeróstato que medía 18 varas castellanas.

Archivos SMEAL-FIDEHAE

De ahí los registros se pierden y no es sino hasta el 3 de abril de 1843 cuando por primera vez ondea el pabellón nacional en manos de Benito León Acosta Rubí, originario de la ciudad de Guanajuato.

Archivos SMEAL-FIDEHAE

Durante unos vuelos de demostración llevados a cabo por los norteamericanos hermanos Wilson que se presentaron en algunas ciudades más importantes de la República Mexicana en 1862, al solicitarse un voluntario para volar, se presentó de inmediato Joaquín de la Cantolla y Rico (25 de junio de 1829 – 20 de marzo de 1914), realizándose su vuelo el 27 de julio de 1862 y a partir de ahí sus aventuras con globos hechos por él mismo, fueron la gran noticia.

Otros más le siguieron sus pasos, Donaciano Sabino Escarreola, oriundo de Guadalajara (se tiene registro de su actividad en 1876); otro más que logró elevarse en algún tipo de artefacto fue Abraham Dávalos en 1882 y para 1894, le siguió José Sort de Sáenz y Arángulo.

  • VUELO MECÁNICO

Archivos SMEAL-FIDEHAE

El vuelo mecánico en “aparatos más pesados que el aire” en México tiene sus orígenes por supuesto en los planeadores, que en este caso tenemos la primera referencia en 1872, cuando Carlos Antonio Obregón realizó un “vuelo horizontal”, como se le había anunciado. Éste se llevó a cabo desde el último cuerpo de las torres de la catedral, en el Zócalo de la Ciudad de México. 

Más adelante, en 1895, el estudiante de ingeniería Luis Bringas, intentó hacer volar un aparato mecánico y escribió algunos artículos de sus primeros estudios técnicos sobre aerostación y aviación. Los que le siguieron fueron los hermanos Aldasoro, Miguel Lebrija, Guillermo Villasana y otros.

Luego de algunos desarrollos privados a partir de los años cuarenta, actualmente se sigue con entusiasmo deportivo esta actividad apoyada con aviones ultraligeros.

Archivos SMEAL-FIDEHAE

Para principios del siglo XX, muchos otros ilusionados inventores empiezan a gestionar las patentes para sus proyectos, muchos de ellos por supuesto fueron sólo papel, y es muy seguro que por la fantasía mostrada y los tamaños, nunca llegaron a ser construídos, sin embargo, hubo otros que pasaron de la teoría a la práctica y destinaron importantes recursos para ver sus sueños hechos realidad, aunque por supuesto el éxito fue muy relativo.

*Contenido presentado en Buenos Aires, Argentina, por representantes de la Federación Internacional de Estudios Históricos, Aeronáuticos y Espaciales (FIDEHAE) después del primer Congreso Internacional de Historia Aeronáutica y Espacial realizado en México.

Segunda parte en desarrollo.

Deja tu comentario.

También te podría gustar...

PHP Code Snippets Powered By : XYZScripts.com