Alitalia: historia con tradición, quiebras y resurrecciones

Tiempo de lectura: 6 minutos

Oficialmente se despide una de las aerolíneas icónicas de Europa, con una larga tradición y presencia a lo largo de la segunda mitad del siglo XX. Sin embargo, al parecer no será del todo porque el nombre comercial de “Alitalia” se mantendrá al menos por un tiempo más en una cuarta iteración de la aerolínea.

Telegram

Alitalia – Linee Aeree Italiane S.p.A. fue funada el 16 de septiembre de 1946 como Aerolinee Italiane Internazionali y fue producto de un acuerdo británico – italiano con apoyo financiero del gobierno italiano y British European Airways (BEA) con una participación accionaria del 60/40 y un capital de 900 millones de liras (un millón de libras esterlinas). Su nombre de “Alitalia” salió de mezclar las palabras italianas ali (alas) e Italia, es decir, eran las alas de Italia.

Comenzó operaciones el 5 de mayo de 1947 y durante su primer año transport más de 10,000 pasajeros. El vuelo inaugural se realizó con un Fiat G12 Alcione de Turín a Catania y Roma, al mando del piloto Virginio Reinero. Ese mismo año se llevó a cabo el primer vuelo intercontinental entre Milán y varias ciudades de Sudamérica.

Tuvieron aviones Savoia-Marchetti SM.95 de cuatro motores que eran utilizados en rutas europeas hasta 1949. En octubre de 1957 Alitalia se fusionó con Linee Aeree Italiane y fue cuando tomó el nombre completo de Alitalia – Linee Aeree Italiane, siendo propiedad del Ministerio Italiano del Tesoro (49%) y el resto entre otros accionistas incluyendo empleados.

En los ‘60s Alitalia comenzó a operar jets en algunas rutas europeas, como el Sud Caravelle y el Douglas DC-8 para rutas de mayor distancia. El turbohélice Vickers Viscount fue parte de la flota durante toda la década para rutas europeas. Ya en los ‘70s cambiaron su sede al Palazzo Alitalia en Roma.

RELACIONADO
Boeing disminuirá la tasa de producción del 787 Dreamliner

Ya en los ‘90s Alitalia había logrado un crecimiento importante no solo en Europa sino en el continente Americano, África y Medio Oriente, con lo que llegaba a 25 millones de pasajeros anuales. Para 1995 firmó una sociedad con KLM a través del Hub del Aeropuerto de Milán-Malpensa, junto con Ámsterdam (que no tenía ya slots para expansión) y el Aeropuerto Fumicino de Roma En 1997 creó una subsidiaria regional llamada Alitalia Express y en el 2001 se convirtió en miembro de la Alianza SkyTeam.

Pero los problemas económicos siempre fueron parte de la aerolínea y en 2003 anunció que recortaría 2700 empleos en los siguientes tres años para una fusión con el Grupo Air France – KLM que finalmente no se dio. Pero en 2004 Alitalia compró a la quebrada aerolínea regional Gandalf Airlines para quedarse con los slots que la empresa tenía en varios aeropuertos, principalmente en Milán – Linate y París – Charles de Gaulle.

Para 2007 Alitalia recortó sus operaciones en el Hub de Milán Malpensa y se enfocó en Roma – Fiumicino, moviendo todos los vuelos intercontinentales para allá. Hasta ese momento el Aeropuerto Malpensa había sido el principal Hub de Alitalia para vuelos intercontinentales, la transición tomó demasiado tiempo hasta marzo de 2008 y los vuelos largos de baja demanda fueron descontinuados.

Segunda iteración: Alitalia – Compagnia Aerea Italiana

Durante 2008 un grupo de inversionistas formó el consorcio Compagnia Aerea Italiana para comprar a la quebrada Alitalia y fusionarla con la también quebrada Air One; por lo que en octubre de ese año ofreció €1000 millones de euros para adquirir partes de la aerolínea entre las protestas de las tripulaciones que se oponían a los acuerdos laborales. La oferta fue aceptada el 19 de noviembre de 2008 por el administrador de la quiebra de Alitalia y el permiso del gobierno italiano, en ese momento de nuevo el accionista principal. Así que los activos se transfirieron a CAI en diciembre la cual pagó €427 millones de euros en efectivo y asumió deudas de Alitalia por €625 millones de euros.

Así, el 13 de enero de 2009 la “nueva” Alitalia inició operaciones, los propietarios de Compagnie Aerea Italiana vendieron el 25% de las acciones al grupo Air France – KLM por €322 millones de euros con la opción de comprar una mayor cantidad de acciones después del 2013, sujeto a ciertas condiciones.

Curiosamente, la nueva Alitalia no tomó la historia de la vieja Alitalia como propia sino que se deslindó de ella, a pesar de mantener el nombre y logo, quería que el público la percibiera como una empresa totalmente diferente. A la vez no reconocieron beneficios de boletos con descuento que tenían empleados ni tampoco se hicieron cargo de reclamos de pasajeros contra la antigua Alitalia.

Otro cambio es que la nueva empresa no era propietaria de la flota, mientras que Alitalia era propietaria de todos sus aviones. CAI vendió o dio de baja aviones y se los rentó a la irlandesa Aircraft Purchase Fleet (propiedad del fundador de Air One).

Durante su primer año transportaron 22 millones de pasajeros y en 2011 25 millones, pero a poco de celebrarlo tuvieron su primer enfrentamiento con las tripulaciones que hicieron una huelga de 4 horas por los sueldos. En 2010 también se decidió utilizar el nombre de Air One para una filial de bajas tarifas basada en Milán – Malpensa y dedicada al tráfico turístico, después se extendió a operar también desde Venecia, Pisa y Catania, logrando 2.4 millones de pasajeros en 2012.

En los años siguientes se intentaron fusiones con Meridiana Fly, Blue Panorama y Wind Jet, pero al final ninguna prosperó. Para 2012 la autoridad antimonopolios autorizó a Alitalia a comprar Wind Jet a cambio de ceder slots en rutas domésticas, por lo que Alitalia canceló la compra.

En mayo de 2013, la operación “Clean Holds” de la policía realizó 49 arrestos de empleados de Alitalia en los aeropuertos de Roma, Bari, Boloña, Milán Linate, Nápoles, Palermo y Verona por robo y daños filmados con cámaras. Ese mismo año la aerolínea llegó al borde de la bancarrota por lo que recibió un paquete de rescate de €500 millones de euros por parte del Estado.

Tercera iteración: Alitalia – Societá Aerea Italiana

A mediados del 2014 la aerolínea emiratí Etihad Airways, con base en Abu Dhabi, tomó el 49% de las acciones de Alitalia y terminaron las operaciones de Air One. En enero de 2015 Alitalia – CAI pasó formalmente las operaciones a la nueva Alitalia – Societá Aerea Italiana con una participación del 49% de Etihad y 51% accionistas italianos. Posteriormente terminaron su sociedad con Air France – KLM que ya no hacía sentido para ninguna de las partes.

En 2017 los empleados rechazaron de nuevo la propuesta de recorte de empleos para reducir costos, por lo que la aerolínea de nuevo comenzó un proceso de bancarrota, el cual fue admitido el 2 de mayo del mismo año. El gobierno rechazó nacionalizarla por lo que se puso en venta. EasyJet mostró interés al igual que Ryanair, pero finalmente retiraron sus ofertas.

En 2018 Delta, easyJet y la empresa ferroviaria italiana dijeron que estaban interesados en adquirir la empresa, al igual que China Eastern luego de la visita de Estado del Presidente Xi Ping a Roma, pero al final ninguna de las ofertas prosperó y en marzo de 2020 el gobierno volvió a tomar control de la aerolínea antes las nulas inversiones y la necesidad de mantener el servicio ante la crisis generada por la pandemia. Pero la Comisión Europea reclamó al gobierno de Italia por subsidios indebidos en la empresa.

Ante la falta de ofertas reales, el gobierno decidió formar una vez más una “nueva” Alitalia, nombrando a Fabio Lazzerini como Presidente y Director de la nueva empresa. A solicitud de la Unión Europea la nueva aerolínea debía ser completamente nueva y no heredar deudas y vicios de la vieja Alitalia, incluso establecieron que el nombre debía ser otro, lo que dio lugar a la siguientes reencarnación.

Cuarta iteración: ITA – Italia Trasporto Aereo

En octubre de 2020 el gobierno italiano emitió un decreto para reorganizar la aerolínea como ITA – Italia Trasporto Aereo S.p.A. y retendría varios de los activos de la anterior Alitalia – SAI, incluyendo la marca, código de IATA, el programa de viajero frecuente y slots en aeropuertos. Pero en enero de 2021 la Comisión Europea envió al parlamento italiano 62 puntos de clarificación y rechazando la idea de que la vieja aerolínea entregara sus activos a la nueva empresa en una negociación privada y que la marca Alitalia no debía ser retenida por ITA, ya que marcaría continuidad. Las empresas de servicios de tierra y mantenimiento deberían venderse aparte al igual que el programa de viajero frecuente MilleMiglia.

Finalmente se decidió que Alitalia – SAI realizaría su último vuelo el 14 de octubre para dar paso a ITA a partir del 15, aunque en un inicio mantendrá la imagen de “Alitalia” en los aviones de la flota con la que se queda mientras se pueden repintar, ha tenido problemas con slots, principalmente en Londres – Heathrow y decidió renovar toda su flota con aviones de Airbus a partir del 2022.

Ya el tiempo dirá si esta nueva empresa que toma a su cargo el servicio de transporte aéreo en Italia puede salir adelante con eficiencia y recursos propios, o estará condenada a repetir nuevamente la historia de la tradicional aerolínea italiana.

ITA-AIRBUS-A320-ALITALIA

Fotos: Wikimedia Commons

  • author's avatar

    By: Erick Haw Mayer

    Apasionado de la aviación y la industria automotriz de toda la vida, tiene una Licenciatura en Informática y un Postgrado en Comunicación y R.P. Aunque tiene experiencia en empresas del rubro automotriz y en Mexicana de Aviación, su vida profesional se ha dedicado más al periodismo especializado en todo tipo de medios impresos y electrónicos, incluyendo la revista Avión Revue de Latinoamérica.

  • author's avatar

Deja tu comentario.

También te podría gustar...