Aterriza en México el primer cargamento de vacuna Pfizer en Boeing 767 de DHL

Hace unos momentos aterrizó en el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (MEX) un Boeing 767-300ER de ABX Air operado para DHL, con un cargamento de vacunas del laboratorio Pfizer junto con BioNTech para combatir el COVID-19. Se trata del primero recibido en la República Mexicana y se estima que hasta el último día de enero de 2021, se reciban un total de un millón 420 mil 575 dosis.

El traslado de la vacuna se realizó a bordo de un Boeing 767, matrícula N371CM, el cual partió del Aeropuerto Internacional de Cincinnati (CVG) en los Estados Unidos a las 06:06LT y aterrizó en el Internacional de la Ciudad de México (MEX) a las 09:02LT después de un vuelo de 3 horas con 56 minutos. El número de vuelo realizado fue el GB2040. 

La aeronave, matrícula N371CM, cuenta con el número de serie 25577 LN:550, tiene una antigüedad de 26.4 años y realizó su primer vuelo el 10 de agosto de 1994, además es impulsado por dos motores General Electric CF6-80C2B. Su primer operador fue la aerolínea australiana Qantas y en el 2016 fue entregado a su actual operador ABX Air, operando para DHL.

Las vacunas fueron producidas en la planta del laboratorio estadounidense Pfizer en Bélgica. De acuerdo con información presentada por el Gobierno Federal, los primeros en recibir la vacuna, serán el personal médico en el Estado de Coahuila y la Ciudad de México, posteriormente se continuará con los adultos mayores y personas con morbilidades.

De acuerdo con la Secretaría de Salud, México es uno de los primeros 10 países en iniciar un ambicioso proceso para vacunar a su población. Comenzando este jueves 24 de diciembre protegiendo al personal de salud que atiende a las personas desde la primera línea de control de la epidemia.

Esta vacuna es de ácido ribonucleico mensajero (ARNm), contiene material del virus que causa COVID-19, que ayuda a producir defensas sin causar la enfermedad, e instruye a las células a crear una proteína del virus. Una vez que las células copian la proteína, destruyen el material genético de la vacuna. El organismo reconoce que esa proteína no debería estar en el cuerpo y crea defensas que recordarán cómo combatir al virus si se infecta en el futuro; por lo tanto, el organismo aprende a protegerse contra futuras infecciones.

  • author's avatar

    Por: Miguel Maza

    Piloto comercial, analista, instructor aeronáutico en escuelas e instituciones especializadas en México.

  • author's avatar

Deja tu comentario.

También te podría gustar...