¿Conocías la tradición de las casitas de cerámica de KLM?

Desde los años 50’s la aerolínea KLM obsequia a todos los pasajeros de World Business Class la réplica de una casa en miniatura tipica holandesa, realizada en cerámica azul de Delft que está llena de ginebra holandesa. Esta es una tradición que en la actualidad genera revuelo en coleccionistas de todo el mundo.

Cada casa es una réplica de un edificio holandés y la gran mayoría se encuentran en Ámsterdam y muchas de estas casas habitaron personajes importantes para la historia del país, por ejemplo la casita número 48 es la casa del famoso pintor Rembrandt. El pasado 7 de octubre en la celebración de los 100 años y siguiendo su tradición se reveló la casita de cerámica de Delft número 100.

Este año la casita miniatura es una réplica del palacio Huis ten Bosch de La Haya, hogar del rey Willem-Alexander y su familia; el Presidente y CEO de KLM, Pieter Elbers presentó el primer ejemplar en una gran ceremonia.

Las casitas están rellenas de ginebra Bols, antes se llenaban de licos de las destilerías holandesas, cada casita está numerada, pero también hay miniaturas sin número, el Palacio Real de Ámsterdam y De Goudse Waag (la báscula de quesos) de Gouda. Durante mucho tiempo estas casitas solo se regalaban a parejas recién casadas que viajaban de luna de miel en KLM.

Deja tu comentario.

También te podría gustar...

PHP Code Snippets Powered By : XYZScripts.com