Egipto no considera derribo del vuelo de Metrojet como terrorismo

Tiempo de lectura: 2 minutos

La corte de apelación egipcia confirmó un fallo anterior de la justicia del país del norteafricano y reafirmó no considerar el ataque al vuelo 7K9268 de la aerolínea rusa Metrojet, que explotó en el aire minutos después de despegar del Aeropuerto Internacional de Sharm el-Sheij hace cinco años, como una acción terrorista. Desde la conclusión de la investigación oficial del accidente, las autoridades aeronáuticas del país han cuestionado los resultados.

El recurso ante el tribunal egipcio fue presentado por familiares de treinta pasajeros rusos que estaban a bordo del Airbus A321ceo matrícula EI-ETJ, que despegó de Sharm el-Sheij en dirección al Aeropuerto Internacional Púlkovo en San Petersburgo durante la mañana del sábado 31 de octubre de 2015, con 217 pasajeros y siete tripulantes. Veintitrés minutos después del despegue, a las 06:13LT (GMT+2), impactó contra el terreno en la península del Sinaí.

Los familiares acusan a las autoridades aeronáuticas y de seguridad egipcias de negligencia criminal, que permitió a los terroristas plantar una bomba a bordo del avión todavía en tierra, durante su preparación en Sharm el-Sheij. Además, también han presentado demandas contra la aerolínea rusa Metrojet y su aseguradora Ingosstrakh en la jurisdicción del país norteafricano, solicitando una compensación financiera correspondiente por el accidente.

Fue hace dos años, en 2018, que juzgados de primera instancia del país han desistimado las demandas de los familiares de las víctimas por, más allá de desconsiderar el acto como terrorismo, señalar que la identidad de las 224 víctimas a bordo no podría reconocerse oficialmente y por lo tanto, no habría como compensarlos financieramente con las pólizas de seguro de Ingosstrakh y tampoco, con una eventual indemnización por parte de Metrojet. El caso pasará ahora a la última instancia de justicia del país, la Corte Suprema de Egipto.

El abogado que representa a las familias consideró el resultado de la apelación ante el tribunal egipcio como antiético, teniendo en cuenta que la investigación del accidente, que confirmó que el avión fue derribado por una bomba a bordo, se llevó a cabo en conformidad con las normas establecidas por la Organización de Aviación Civil Internacional (OACI); la investigación fue conducida por Rusia (país del operador), Alemania, Francia (como fabricantes) e Irlanda (país de matrícula del avión), además del fabricante aeronáutico europeo Airbus y las autoridades de aviación egipcias.

  • author's avatar

    Por: Erick Cerqueira

    Amante de la aviación desde el nacimiento, trillando caminos hacia vuelos más altos.

    Bachillerato en Relaciones Internacionales por la Federal University of Sergipe (UFS).

    En Instagram @_erickcerqueiraf | erick.cerqueira@transponder1200.com

  • author's avatar

Deja tu comentario.

También te podría gustar...