¿El AICM está realmente está saturado o nos están manipulando?

Tiempo de lectura: 4 minutos

No pretendemos negar lo que está a la vista ni se trata de un asunto nuevo, desde hace más de 30 años se habla de que el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM) está saturado y se necesitaba un reemplazo, por la falta de terrenos alrededor para pensar en una ampliación.

Telegram

Uno de los grandes problemas de México es que su infraestructura, en general, se hace para resolver los problemas de ayer, sin visión de futuro; así que normalmente desde el inicio es insuficiente y no hay manera de crecer para atender las necesidades posteriores. El único aeropuerto que se salva de esto en México es el de Cancún, precisamente porque tiene mucho terreno alrededor que puede utilizarse para ampliarlo; que el diseño de los edificios largos no ha sido eficiente para aprovechar mejor el espacio es otra cosa, pero espacio para crecer tiene y por eso la segunda pista se pudo construir sin problema.

No es el caso del Benito Juárez que, desde que se inauguró la actual Terminal 1 en los 50s, ya tenía problemas para pensar en crecerlo eventualmente para atender las necesidades a futuro, como los aeropuertos en EE.UU. Se metió una segunda pista que no tiene suficiente separación para operaciones simultáneas, se saturó el terreno disponible de plataformas de diversos usos y el edificio terminal es una continuidad de parches, hasta que ya no cupo nada más.

Y más que las posiciones para los aviones, que también tienen problemas de saturación en algunas horas, el principal problema es que, al no permitirse operaciones simultáneas, las operaciones por hora tienen limitaciones y literalmente ya no caben más. Pero así ha operado durante años, esperando ser sustituido por el proyecto de Texcoco que aliviaría la saturación de pistas y terminales sin afectar el espacio aéreo.

Obviamente el año con más operaciones fue 2019, previo a la pandemia que restringió mucho los viajes de todo tipo. En 2019 el AICM tuvo 459,987 operaciones que en 2020 cayeron prácticamente a la mitad con 239,367, lo que dio un alivio temporal a la saturación. Para el 2021 hubo un crecimiento que era más que esperado por la recuperación que se tiene y se llegó a 327,889 operaciones en el año, todavía muy por debajo de los niveles que se tenían en 2019 y años anteriores. Y el inicio del 2022, aunque tiene de nuevo un crecimiento, el promedio de operaciones hasta ahora es un 25% inferior a las del 2019.

¿Por qué entonces hay tantos problemas como nunca se habían tenido? Muy fácil, el “rediseño del espacio aéreo” realizado para meter ‘a chaleco’ el Aeropuerto de Santa Lucía (AIFA) se hizo de la peor manera y ocasiona cuellos de botella en las llegadas, trayectorias más largas, patrones de espera constantes y conflictos entre las aeronaves que llegaron ya a incidentes como el de los dos aviones de Volaris en la pista 05L.

RELACIONADO
Volaris y el AIFA: lo que tienes que saber

Desde que se hicieron estudios 30 años atrás para ver las opciones de un nuevo aeropuerto o sistema de aeropuertos en México, se llegó a la conclusión de que, por la orografía de la región causaría conflictos tener más de un aeropuerto, no es como en EE.UU. en que el terreno prácticamente plano permite aproximaciones sin problemas en varios aeropuertos. Por eso se tomó la decisión del NAICM que incluso tendría un espacio para la Fuerza Aérea y Santa Lucía dejaría de operar como base aérea.

Pero la necedad de Andrés López es más grande que su ignorancia, despotricó por años contra la decisión del nuevo aeropuerto sin bases, tan solo por llevar la contraria, así que al llegar al poder quiso demostrar “quién manda” tomando la decisión mucho más costosa e inadecuada de cancelar el Aeropuerto de Texcoco en favor de hacer una terminal pedorra en Santa Lucía, de tamaño reducido y que solo complicaría las operaciones del AICM. Y aquí están las consecuencias.

Por si el rediseño del espacio aéreo no fuera suficientemente malo, se tomó la decisión de aumentar mucho la distancia entre los aviones, con lo que se reduce obviamente el número de operaciones por hora porque tardan más en llegar en secuencia al AICM, pero como ni así las aerolíneas querían cumplirle el capricho de mudar vuelos al AIFA, se determinó reducir todavía más las operaciones por hora, para impedirles tener tantas operaciones como había en 2019.

Por eso da en qué pensar, si el incidente del otro día entre los dos aviones de Volaris no habrá sido intencional para que el gobierno tuviera un pretexto adicional para presionar a las aerolíneas a utilizar su aeropuerto de capricho, y si no fue intencional al gobierno le cayó como “anillo al dedo” para su objetivo de obligar a la industria, sin decirlo, a mudar operaciones al AIFA, aunque el público no quiera, aunque no sea adecuado, aunque no haya vialidades y aunque se destruya la conectividad necesaria que debe haber en el aeropuerto más grande del país en donde muchísimos pasajeros todos los días lo que hacen es conectar con otro vuelo para llegar a su destino final.

Y lo reiteramos, el AICM, al día de hoy NO ESTÁ SATURADO con el nivel de operaciones que se tiene, todavía muy por debajo de lo que se tenía en 2018 y 2019. Los problemas vienen del conflicto que sí hay entre ambos aeropuertos, que se le advirtió al presidente desde el principio y no le importó, mientras más operaciones haya en Santa Lucía más conflicto habrá con el AICM, porque el limitado espacio aéreo no permite más operaciones entre ambos, sino la misma cantidad que había, pero repartidas en dos aeropuertos con los problemas y desventajas que eso conlleva.

Para las aerolíneas también son más problemas, se debe tener más personal y equipo de tierra para atender vuelos en dos aeropuertos distintos, y los costos que esto implica el gobierno no le interesan, solo quiere ver “su” aeropuerto con aviones para que parezca que sí sirve.

GOOGLE NEWS

Y al final todo se deriva a satisfacer el ego presidencial, no importa si su decisión es más perjudicial que benéfica para el país, que haya gastado más dinero por una obra ínfima comparada con el NAICM y que su ineficiente operación cause a las aerolíneas y al país más problemas de los que había antes.

  • author's avatar

    By: Erick Haw Mayer

    Apasionado de la aviación y la industria automotriz de toda la vida, tiene una Licenciatura en Informática y un Postgrado en Comunicación y R.P. Aunque tiene experiencia en empresas del rubro automotriz y en Mexicana de Aviación, su vida profesional se ha dedicado más al periodismo especializado en todo tipo de medios impresos y electrónicos, incluyendo la revista Avión Revue de Latinoamérica.

  • author's avatar

Deja tu comentario.

También te podría gustar...