El peligroso aeropuerto de Lukla, la puerta de entrada al Everest

Todos los fans de la aviación seguramente han escuchado sobre el Aeropuerto de Lukla, en Nepal, considerado uno de los más peligrosos del mundo por su ubicación, condiciones difíciles y pista muy corta. Solo para expertos.

Llamado también la puerta del Everest, porque ahí llegan muchos de los alpinistas que van a intentar subir al pico más alto del mundo, el Aeropuerto Tenzing-Hillary de Lukla se ha ganado su apodo no solo por sus complicadas condiciones sino porque en los últimos 20 años ha tenido 7 accidentes graves y han muerto 50 personas entre pasajeros y tripulantes.

El aeropuerto toma su nombre de Tenzing Norgay y Edmund Hillary, los primeros alpinistas en alcanzar la cumbre del Everest, y verdaderamente combina todas las condiciones que presentan dificultadas para los aviones y los pilotos.

Lukla se encuentra a 30 minutos de vuelo de la capital Katmandú, pero se encuentra a una altitud de 2859 m s.n.m en una montaña. Y a pesar de las condiciones difíciles, en 2019 atendió a casi 130,000 pasajeros, en su mayoría alpinistas que quieren escalar alguna de las montañas de los Himalayas.

RELACIONADO
Video | El despegue más lento en la historia del Airbus A380

Pero no solo es la gran altitud, aunque está lejos de los 4411 metros que tiene el aeropuerto de Daocheng, en el Tibet; sino que está flanqueado por dos montañas de casi 7000 metros (Kusum Kanguru y Numbur) que provocan continuamente un windshear en el valle.

Por la gran altitud, los motores tienen menor potencia y hay menor resistencia para frenar, por lo que una pista larga sería lo más indicado. Pero la pista tiene apenas 527 metros porque no hay más espacio en la pequeña plataforma de la montaña. Por esa razón tiene un ángulo de subida de 12° para ayudar a frenar a los aviones, y a acelerar en el despegue hacia el otro lado.

Por el terreno montañoso no hay procedimientos para irse al aire, una vez que se inicia la aproximación el piloto tiene que aterrizar. No hay rada ni sistemas de navegación, todo el proceso se hace visual.

Por todas esas condiciones, solo los helicópteros y aviones turbohélice para pistas cortas están autorizados para operar en el aeropuerto, como el De Havilland DHC-6, Pilatus PC-6, Dornier Do-228 y el Let 410.

Para complicar más el panorama, el clima en el área es impredecible, y por la falta de procedimientos para irse al aire no se pueden correr riesgos, por lo que alrededor de la mitad de los vuelos que salen de Katmandú hacia allá se regresan si cambian las condiciones en Lukla. En época de monzones se cancelan la mayoría de los vuelos por baja visibilidad, y en las mañanas es común que el aeropuerto cierre por vientos cruzados.

En el video que les dejamos aquí mismo pueden apreciar lo complicado de la aproximación desde dentro del avión y como espectador en tierra. Así es que, ¿quién quiere darse una vuelta a Lukla?

  • author's avatar

    Por: Erick Haw Mayer

    Apasionado de la aviación y la industria automotriz de toda la vida, tiene una Licenciatura en Informática y un Postgrado en Comunicación y R.P. Aunque tiene experiencia en empresas del rubro automotriz y en Mexicana de Aviación, su vida profesional se ha dedicado más al periodismo especializado en todo tipo de medios impresos y electrónicos, incluyendo la revista Avión Revue de Latinoamérica.

  • author's avatar

Deja tu comentario.

También te podría gustar...