Falla cuádruple de motores, la historia del vuelo 867 de KLM

Tiempo de lectura: < 1 minuto

El 15 de diciembre de 1989, el vuelo 867 de KLM se encontraba en ruta hacia Ámsterdam desde el Aeropuerto Internacional de Narita en Tokio. El avión se vio forzado a realizar un aterrizaje de emergencia en el Aeropuerto Internacional de Anchorage en Alaska cuando sufrió una falla cuádruple de motor, un evento extremadamente raro. 

NOTA: Si no puedes ver el video, da click aquí

 AERONAUTICA VITAR

El Boeing 747-400 Combi (mitad carga y mitad pasajeros) matrícula PH-BFC tenía menos de seis meses al momento del incidente. Un dia antes del vuelo, el Monte Redoubt en Anchorage, Alaska, acababa de hacer erupción y una pesada nube de ceniza volcánica se encontraba en el trayecto del vuelo 867, el cual inadvertidamente voló a través de la nube.

Un reporte estableció que la ceniza volcánica que se derritió dentro del motor convirtiéndose en vidrio, cubrió el interior engañando a los sensores de temperatura del motor lo que ocasionó que se apagaran de manera automática. La tripulación realizó varios intentos de reiniciar los motores que fueron ocasionalmente exitosos pero por las transferencias de poder le dio a la tripulación que la fuente de emergencia había fallado. 

Después de descender más de 14,000 pies, la tripulación reinició los motores y aterrizó de manera segura en Anchorage. La ceniza causó daños de $80 millones de dólares al avión, pero afortunadamente no hubo vidas humanas que lamentar. Esta es la historia del vuelo 867 de KLM. 

Deja tu comentario.

También te podría gustar...