Informe final: Tripulación del vuelo 579 de UTair ignoró alertas de cizalladura

Tiempo de lectura: 3 minutos

El Comité Interestatal de Aviación (MAK), organismo que investiga accidentes e incidentes aeronáuticos en la Comunidad de Estados Independientes, publicó en diciembre pasado el informe final del accidente con el vuelo UT579 de la aerolínea rusa UTair, que el 1 de septiembre de 2018, sufrió una excursión de pista durante el aterrizaje en Sochi. Según la investigación, el accidente fue causado por factores humanos, una vez que la tripulación ignoró sucesivas alertas de cizalladura del viento (windshear) durante la aproximación.

Fue durante la madrugada del sábado 1 de septiembre, a las 02:25LT (GMT+3), que el Boeing 737-800 matrícula VQ-BJI, procedente de Moscú-Vnukovo con 164 pasajeros y seis tripulantes a bordo, tocó tierra por la pista 06 del Aeropuerto Internacional de Sochi, que dispone de 3.000 metros de longitud, el avión no pudo frenar, excursionó por la cabecera de la pista (final), deteniéndose en el lecho del Río Myzmta. Dieciocho ocupantes resultaron heridos y un empleado de la terminal, uno de los primeros en llegar a la escena después del accidente, sufrió un ataque al corazón y falleció.

Con el análisis de las grabadoras de datos (FDR) y voz (CVR) de la cabina, los investigadores rusos han descubierto que durante el primer intento de aterrizaje en Sochi, con los controles del avión bajo el mando del primer oficial, durante la aproximación, el Sistema Predictivo de Detección de Cizalladura (PWS) emitió una alerta de ida al aire, que fue totalmente ignorada por la tripulación. Segundos después, al cruzar la altitud de decisión, a pocos metros de la pista, la tripulación recibió una alerta de cizalladura y de nuevo, la ignoró.

Fue solamente con la reducción de la visibilidad antes del toque que el capitán decidió tomar el mando del avión y declaró una ida al aire, para posicionarse en una nueva aproximación. En este medio tiempo, mientras se quejaban del clima, el primer oficial se olvidó de recoger los flaps -dispositivos hipersustentadores- y también, han enfrentado problemas para conectar el piloto automático, manteniendo la tripulación distraída y fuera de foco; después de algunos intentos, han logrado conectar el piloto automático.

Apresuradamente, la tripulación inició una nueva aproximación, con el avión a mayor altitud en relación a la senda de planeo y con velocidad excesiva; nuevamente, ignorando todas las alertas de cizalladura, han continuado el descenso. En el centro de la cizalladura del viento, a pocos segundos del toque en tierra, el capitán apagó el piloto automático y el acelerador automático (autothrottle), que permaneció en una posición generando velocidad, que ascendió unos 3 nudos (6 kilómetros por hora) más.

Con una velocidad de 160 nudos, el Boeing 737 tocó tierra a 1.285 metros del umbral de pista 06, excediendo la zona de aterrizaje en 385 metros. Luego del toque, los spoilers -frenos aerodinámicos- fueron desplegados y el sistema de frenado automático (autobrake), activado. Sin embargo, las reversas de ambos motores no fueron activadas; el capitán no percibió que el empuje inverso no estaba desplegado veinte segundos después del aterrizaje, lo que no fue suficiente para detener el avión sobre la pista.

Seis segundos más tarde, el avión excursionó por la cabecera (final) de la pista a una velocidad de 75 nudos (139 kilómetros por hora), chocó con la valla perimetral de la terminal y se deslizó por el lecho del Río Myzmta, sufriendo daños severos; el motor izquierdo (1) CFM International CFM56 se incendió. Con la excepción del empleado del aeropuerto que falleció mientras ayudaba en la evacuación de los pasajeros y tripulantes, todos los ocupantes han logrado evacuar con seguridad, a pesar de las heridas.

  • author's avatar

    Por: Erick Cerqueira

    Amante de la aviación desde el nacimiento, trillando caminos hacia vuelos más altos.

    Bachillerato en Relaciones Internacionales por la Federal University of Sergipe (UFS).

    En Instagram @_erickcerqueiraf | erick.cerqueira@transponder1200.com

  • author's avatar

Deja tu comentario.

También te podría gustar...