Este martes 14 de abril, tres aeronaves de la mexicana Interjet (todas ellas Airbus A321-211), despegaron el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, con destino al Victorville, un aeropuerto que se utiliza principalmente para el almacenaje, reparación y canibalización de aeronaves, principalmente.

Estos Airbus A321-211, matrículas XA-JPB, XA-GEO, XA-AJB, son los primeros del modelo que llegaron a la aerolínea de Miguel Alemán y que al menos dos de ellos fueron arrendados con la firma de leasing BOC Aviation, todos ellos entregados durante el pasado año 2016 y donde no registran más de 3 años de vida operativa.

El futuro de estos aviones es incierto a medida que la pandemia del Coronavirus (COVID-19) afecta a las aerolíneas financieramente más débiles. Interjet, luego de esta crisis sanitaria en México -23 de marzo-, comenzó a retirar sus aeronave de los principales aeropuertos en México, con destino hacia los Estos Unidos, principalmente, donde se encuentran las bases de los arrendadores de los aviones.

Al menos 33 equipos que hacían parte de la flota de Interjet –en su mayoría en contratos de arrendamiento-  han sido retirados y regresado a sus propietarios, argumentando que durante esta etapa de nula demanda de viajes aéreos, la aerolínea busca encontrar mejores condiciones contractuales, en medio de una supuesta reestructuración de flota.

Lo cierto es que Interjet a trastabillado en varias decisiones que la han posicionado cómo una de las aerolíneas mexicanas con mayores problemas financieros. Ahora, con este nuevo escenario que ha producido la pandemia del Coronavirus, el futuro de varias aerolíneas es incierto y otras tantas más -al menos ocho aerolíneas-, se han declarado en bancarrota.

Tan sólo el día de ayer, la Asociación Internacional del Transporte Aéreo urgió al gobierno Mexicano, apoyar a la industria de la aviación, que ha sido una de las más golpeadas por la pandemia y donde varias aerolíneas “podrían desaparecer por completo”, de no estimularlas financieramente.

El esquema de flota de la aerolínea incluye aviones de la familia Airbus A320 y los Sukhoi Superjet 100 (SSJ100), de estos últimos sólo operó 22 de los treinta aviones encargados en el año 2011 a la firma rusa durante la gestión del ex Director General José Luis Garza.

Estos aviones de fabricación rusa, nunca pudieron ser un “buen aliado” para la aerolínea, debido a la falta de repuestos para continuarlos operando y a la falta de pagos de Interjet. Varios aviones se quedaron varados y abandonados en muchos aeropuertos de la República Mexicana y solamente fueron utilizados para ser canibalizados y utilizar esas piezas para mantener volando a los últimos cuatro SSJ100 restantes.

Desde la entrada del nuevo CEO de Interjet, William Shaw, la aerolínea ha sido envuelta en una serie de problemáticas, principalmente financieras y con sus empleados, además de una incapaz comunicación hacia la opinión pública de dar a conocer la real situación de la compañía. Mientas tanto y a pesar del ocultamiento de información, varios artículos publicados en diversos medios especializados en aviación, así como en Transponder 1200, han revelado la seria problemática de una aerolínea endeudada y al punto del colapso.

  • author's avatar

    Por: Roberto Mtz Armendáriz

    Periodista independiente con más de 10 años de experiencia en los medios de comunicación. Ha participado en varios proyectos de casas radiodifusoras como titular de noticieros en FM (Grupo Radiorama) y ha sido Jefe de Información de varios periódicos mexicanos. También, posee Licencia de Oficial de Operaciones de Aeronaves.

    Ciudad de México.

  • author's avatar

Deja tu comentario.