Metro III de IBC Airways sufrió pérdida de control y se desintegró en el aire

La Junta Nacional de Seguridad en el Transporte (NTSB) concluyó que un accidente ocurrido hace siete años en Puerto Rico con el Fairchild Swearingen Metroliner III de IBC Airways, matrícula N831BC, fue causado por una pérdida de control en vuelo, que resultó en una sobrecarga estructural y en la desintegración del avión en el aire. El informe final fue obtenido por The Aviation Herald y publicado por primera vez este miércoles, 16 de diciembre.

El accidente ocurrió durante la noche del 3 de diciembre de 2013, cuando el bimotor cumplía el vuelo de carga II405, que despegó del Aeropuerto Internacional Las Américas, en Santo Domingo, hacia la capital puertorriqueña San Juan, con dos tripulantes a bordo. A las 20:11LT (GMT-4), durante el descenso, por razones desconocidas, el avión desapareció de los radares; posteriormente, los restos fueron localizados a unas 43 millas náuticas (80 kilómetros) del aeródromo de destino.

El resultado final de la investigación no fue tan contundente debido a la falta de grabadores de datos (FDR) y voz (CVR) en el avión para corroborar la hipótesis formulada por los investigadores. Pero basado en el análisis de los restos y otras evidencias disponibles, han llegado a la conclusión de que el avión se desintegró en el aire debido a una sobrecarga estructural, muy probablemente debido a la acción de la tripulación durante la recuperación de una pérdida de control. 

La investigación no pudo determinar definitivamente qué motivó la pérdida de control en vuelo, aunque ha descartado una falla mecánica y el desequilibrio de la carga a bordo, así como sobrepeso de la aeronave. Basado en dos accidentes similares que involucran el mismo modelo de avión, los investigadores sospechan que una carga desigual de combustible en los tanques podría haber provocado la pérdida de control.

RELACIONADO
Impacta Mil Mi-17 del Ejército de Colombia en Cauca

Debido a la oscuridad nocturna y al fuerte régimen de descenso durante la pérdida, volando a baja altura y sin referencia visual, la tripulación, en un intento para recuperar rápidamente el control del Metroliner III y evitar impactar contra el terreno, ejerció demasiada fuerza sobre los controles, lo que podría haber resultado en la sobrecarga sobre las superficies del avión, provocando la desintegración en el aire.  

  • author's avatar

    Por: Erick Cerqueira

    Amante de la aviación desde el nacimiento, trillando caminos hacia vuelos más altos.

    Bachillerato en Relaciones Internacionales por la Federal University of Sergipe (UFS).

    En Instagram @_erickcerqueiraf | erick.cerqueira@transponder1200.com

  • author's avatar

Deja tu comentario.

También te podría gustar...