¡Michael Collins, vuela más allá de las estrellas!

Hoy -28 de abril del 2021- se une a las estrellas el astronauta Michael Collins. Aquel cosmonauta que fue parte de misiones espaciales como el Apollo 11, ha dejado el mundo terrenal para ser parte de algo más grande. Con 91 años, Collins, un pionero en temas del espacio ha fallecido. Hoy queremos honrarlo contando su historia y compartiéndola para que no olvidemos quién es y el legado que deja.

Michael Collins nació el 31 de octubre de 1930 en Roma, Italia. Se gradúo de la escuela Saint Albans en Washington D.C., y unos años después estudió en la Academia Militar de los Estados Unidos en West Point, Nueva York. A nombre de esta institución recibió el título en Ciencias en 1952. Además, asistió a la Escuela de Negocios de Harvard en un programa especial. Cabe resaltar que le entregaron reconocimientos honorarios de seis colegios y universidades.

Siete años más tarde Collins de recibirse en la Academia Militar, se desempeñó como Piloto de combate y Piloto de pruebas en el Centro de Pruebas de la Fuerza Aérea de Estados Unidos. Este servicio lo realizó en la Base Edwards de la Fuerza Aérea en California durante 1959 y 1963. En ese tiempo logró sumar más de 4,200 horas de vuelo. Durante este tiempo tuvo a sus tres hijos: Kahtleen, Ann S. y Michael.

Al poco tiempo, la pasión y curiosidad de Michael Collins lo llevaron a un nivel más alto. El Piloto dejó los aviones de combate para unirse a la Administración Nacional de Aeronáutica y el Espacio (NASA). En octubre de 1963 Collins fue llamado para formar parte del tercer grupo de astronautas que la NASA mandaría al espacio. La misión sería la Gemini 10 y tendría una duración de 3 días.

Esta misión espacial era muy importante pues si bien sus antecesoras habían hecho grandes avances no habían salido del todo exitosas. Además, es importante reconocer el riesgo que esto implicaba. Si aún ahora no es del todo seguro pues desconocemos muchas cosas del funcionamiento de las naves espaciales y del espacio en sí, en ese entonces eran aún mayores las probabilidades de que algo saliera mal. Aún así, Michael Collins decidió ser parte de ellos; por la ciencia, por la humanidad.

Llegó el 18 de julio de 1966 y se lanzó la misión Gemini 10. El octavo vuelo tripulado al espacio donde iban el Comandante John W. Young y el Piloto Michael Collins. Durante esta misión establecieron un récord mundial de altitud. Además, realizando la Gemini 10, Collins se convirtió en el tercer estadounidense en caminal en el espacio. Sumado a ello, completó dos actividades extravehiculares (EVA).

RELACIONADO
¿Ser piloto te acerca a ser astronauta?

Pero la historia de Michael Collins como astronauta no iba a terminar ahí. Su segundo vuelo al espacio fue aquel que la historia y la humanidad recordamos siempre: el Apollo 11.  Esta misión se dio el medio de la Guerra Fría entre Estados Unidos y la Unión Soviética. Con esta misión, EE. UU., se pondría un paso adelante en la carrea espacial.

Si bien la misión Apollo 11 siempre está asociada a Neil Armstrong y Buzz Aldrin, Collins fue el tercer participante de ella. La misión lanzada el 16 de julio de 1969 tuvo como objetivo que una persona pudiera caminar sobre la superficie lunar. El Comandante modular fue Michael Collins y fue el comisionado en mantenerse en la órbita de la Luna mientras sus compañeros caminaban sobre la Luna. Debido a ello, algunos llamaron a Collins como “el hombre más solo de la historia”.

No obstante, aunque algunos no sepamos valorarlo, la participación de Michael Collins fue pieza clave para concretar esa meta. Los pasos de Armstrong y Aldrin eran también los pasos que daba Collins desde la cápsula. Con esa misión, Michael completó su segundo y último vuelo espacial. Gracias a esas dos experiencias logró 266 horas en el espacio de las cuales 1 hora con 27 minutos fueron en actividades fuera de los vehículos.

Un año más tarde, en enero de 1970, el astronauta Michael Collins se retiró de la NASA. Tras ello se convirtió en Subsecretario de Estado para Asuntos Públicos. En abril de 1971, Collins se unió al Instituto Smithsoniano como Director del Museo del Aire y el Espacio, puesto en el que permaneció durante 7 años. En este Instituto fue responsable del nuevo edificio central que se abrió en julio de 1976. Para 1978, Collins fue nombrado Subsecretario del Instituto Smithsoniano.

Dos años más tarde, Collins se convirtió en el Vicepresidente de la LTV Aerospace & Defense Company hasta 1985 cuando dimitió para iniciar su propia empresa. Michael Collins fue un consultor independiente y escritor sobre el espacio. Entre los libros que escribió se encuentran “Carrying the Fire” escrito en 1974; “Flying to the Moon and Other Strange Places” el cual escribió en 1976; «Liftoff: The Story of America’s Adventure in Space» que publicó en 1988 y “Mission to Mars” escrita en 1990.

La vida de un astronauta corre peligro cada vez que intenta cruzar la barrera que nos separa del infinito universo. Es una ruleta rusa donde el cosmonauta juega su vida y deja todo atrás. Familia, recuerdos y la Tierra en sí, pasan en segundo plano con tal de conquistar un avance en el conocimiento. El objetivo de descubrir y dejar un legado de nuevos valores intelectuales pesa más que cualquier cosa. Gracias a hombres como Michael Collins y todos los astronautas -y científicos- podemos saber un poco más del mundo en el que estamos parados.  ¡Vuela más allá de las estrellas!

https://youtu.be/E4mnpHvK8yM

  • author's avatar

    Por: Ingrid Gil

    Sobrecargo de aviación. Licenciatura en Sociología en FCPyS, UNAM. He colaborado en proyectos de investigación en el ColMex y la UNAM.

  • author's avatar

Deja tu comentario.

También te podría gustar...