Motor de ATR 42 de JAC impacta contra la pista durante el aterrizaje en Kikai

Tiempo de lectura: 2 minutos

En una situación insólita, el ATR 42-600 de Japan Air Commuter (JAC), matrícula JA07JC, impactó las palas de la hélice de uno de los motores contra la superficie asfáltica de la pista durante el aterrizaje en el Aeropuerto Kikaiga Shima en Kikai, Japán, la tarde del pasado viernes, 23 de octubre. El fragmento de una de las palas dañadas fue lanzado contra el fuselaje del turbohélice, que también sufrió daños.

En el momento del incidente, el avión cumplía el vuelo JC3785, que despegó del Aeropuerto de Kagoshima hacia Kikai con once personas a bordo a las 13:33LT (GMT+9); con duración de una hora y cinco minutos, el vuelo transcurrió con normalidad, hasta el momento de la aproximación para el aterrizaje en el aeródromo de destino, ubicado a unos 394 kilómetros (213 millas náuticas) al sur de Kyushu.

A las 14:38LT, durante el toque en tierra por la pista 07, que dispone de 1.200 metros de longitud, el avión impactó las palas de la hélice del motor derecho (2) Pratt & Whitney Canada PW100 contra la superficie asfáltica, causando daños a las extremidades; el fragmento de una de las palas fue lanzado contra el fuselaje del turbohélice, golpeando la sección debajo de la segunda ventana en el lado derecho; abandonó la pista activa y realizó el rodaje hacia la terminal con normalidad. 

Los pasajeros han desembarcado con normalidad y como resultado del incidente, el vuelo JC3784 de regreso a Kagoshima fue cancelado. Otros nueve vuelos que serían operados por el mismo avión horas más tarde también se han afectado; fue retirado de la operación comercial de la aerolínea regional, que desplegó un mecánico en el día siguiente para inspeccionarlo y evaluar los daños, antes de ser reparado por el equipo de ingeniería y mantenimiento de Japan Airlines.

En el momento del aterrizaje en Kikai, según el informe meteorológico (METAR) disponible, el clima estaba parcialmente nublado, con la velocidad del viento a 19 nudos (35 kilómetros por hora) y el registro de ráfagas de hasta 29 nudos (54 kilómetros por hora); el incidente fue reportado a la Junta de Seguridad en el Transporte de Japón (JTSB), que se hará cargo de la investigación. En enero de este año, cuando cumplía el vuelo JC3830, el mismo avión sufrió una excursión de pista en Amami, provocada también por ráfagas de viento durante el aterrizaje.  

  • author's avatar

    Por: Erick Cerqueira

    Amante de la aviación desde el nacimiento, trillando caminos hacia vuelos más altos.

    Bachillerato en Relaciones Internacionales por la Federal University of Sergipe (UFS).

    En Instagram @_erickcerqueiraf | erick.cerqueira@transponder1200.com

  • author's avatar

Deja tu comentario.

También te podría gustar...