Publican el informe final del accidente de Global Air

El Instituto de Aeronáutica Civil de Cuba (IACC) divulgó este martes 10 de septiembre el informe final sobre las causas del accidente con el vuelo 972 de Cubana de Aviación, operado por un Boeing 737-200 de la mexicana Global Air, ocurrido en mayo del año pasado; según la comisión investigadora, el accidente fue provocado por factores humanos.

El accidente ocurrió al comienzo de la tarde del fatídico viernes 18 de mayo de 2018, cuando el Boeing 737 matrícula XA-UHZ, que cumpliría el vuelo CU972 en dirección a Holguín con 107 pasajeros y seis tripulantes de nacionalidad mexicana, impactó contra el terreno cerca de dos minutos después de su despegue a unos 600 metros de distancia de la Terminal Doméstica del Aeropuerto Internacional José Martí de La Habana; sólo una pasajera supervivió.

Para la lectura completa del informe final, haga clic aquí. Según el organismo aeronáutico cubano, la investigación se concluyó el 14 de marzo de este año y se realizó en colaboración con la Junta Nacional de Seguridad del Transporte (NTSB), la Dirección General de Aeronáutica Civil de México (DGAC) y el fabricante aeronáutico estadounidense Boeing. 

Según los ensayos e investigaciones practicadas, basadas en los datos obtenidos de la grabadora de datos (FDR) sobre los controles, al analizar el perfil de vuelo, se considera que la aeronave inicialmente respondía a los comandos del piloto, pero con posterioridad se fueron alterando los parámetros de vuelo y sus indicaciones, debido a la actitud adoptada por la aeronave, según se infiere, lo cual fue degradando su performance de diseño, hasta caer en posición anormal (up set) y luego se perdió su control, por lo que finalmente no se pudo evitar el desplome de la misma.

Errores de peso y balance

Como resultado del análisis, la comisión de investigación considera que los errores en el cálculo de peso y balance (carga y centrado) pudieron afectar la velocidad de rotación, así como la capacidad de los pilotos de percibir o sentir adecuadamente el comportamiento de la aeronave en vuelo; se detectaron errores en la hoja de peso y balance afectando tanto el peso como el centraje y la posición del trimmer-estabilizador horizontal para el despegue. Esto trae como consecuencia que las acciones del piloto sobre los mandos no correspondan con al comportamiento real de la aeronave pudiendo resultar en un perfil de vuelo errático.

La comisión detectó que el esquema de distribución de los asientos en la cabina de pasajeros que aparece en el Manual General de Operaciones (MGO) del operador no se corresponde con la distribución en la hoja de peso y balance que utiliza este operador ya que en el modelo conformado para el vuelo accidentado se reportan 62 pasajeros en la cabina A y 40 en la cabina B, introduciendo cambios de última hora que totalizaron 108 pasajeros, sin embargo en el MGO aparecen 54 asientos en la cabina A y 54 en la B, siendo una contradicción que afecta el centraje de la aeronave debido a una distribución incorrecta de las unidades índice.

En cuanto a la carga (equipaje) se reportaron 4.410 libras (lbs) en el compartimiento delantero, siendo en realidad 2.291 libras, mientras que en el compartimiento trasero se reportaron 1.102 libras, siendo en realidad 1.881 libras. En cuanto al combustible al momento del despegue, se reportó en la hoja de peso y balance la cantidad de 13.207 libras, siendo en realidad, aproximadamente 18.176. Todo lo anterior tuvo una repercusión adversa en el peso total y centrado para el despegue.

En el caso del peso de despegue total se reportó como 99.906 libras., siendo en realidad de 104.020 libras. El Centro de Gravedad (CG) se reportó ubicado en el 17,4 %, encontrándose en realidad en el 28,5 %, cercano al límite trasero del marco operacional. Esta ubicación del centro de gravedad correspondía a una posición del trimmer-estabilizador de 3¼ unidades, y no de 5¾ unidades como se reportó en la hoja de peso y balance oficial del vuelo.

El límite trasero del centro de gravedad para este peso es del 29%, aproximadamente, como se puede observar el centro de gravedad real de la aeronave se encontraba desplazado hacia atrás algo más de un 10% y la posición del trimmer-estabilizador tenía una diferencia de más de dos unidades hacia abajo, lo cual sin dudas provocaba un comportamiento inestable de la aeronave, distinto a lo esperado por los pilotos, dificultando el pilotaje.

Por lo tanto, la Comisión Estatal de Investigación de Accidentes de Aviación (CEIAA) ha considerado que la causa más probable del accidente fue el desplome de la aeronave, como consecuencia de su entrada en posiciones anormales inmediatamente después de la separación del tren de aterrizaje de la superficie de la pista durante el despegue, que condujeron a la pérdida de control de la misma debido a una cadena de errores, con preponderancia en el factor humano; como factores contribuyentes: 1) inconsistencias en el entrenamiento de las tripulaciones; 2) errores en los cálculos de peso y balance; 3) bajos estándares operacionales puestos de manifiesto en el vuelo.

Deja tu comentario.

También te podría gustar...

PHP Code Snippets Powered By : XYZScripts.com