Publican reporte final del incidente de falla de motor de un Boeing 787 de Scoot en 2018

La Junta de Seguridad en el Transporte de Australia (ATSB) publicó el reporte final de un incidente sucedido el 11 de octubre de 2018, en donde un Boeing 787-9 de Scoot sufrió una falla de motor que generó que este se apagara repentinamente. Los pilotos actuaron conforme a los procedimientos establecidos aterrizando de manera segura momentos después.

Este Boeing 787-9 de Scoot matricula 9V-OJE, había despegado del Aeropuerto Internacional de Singapur (SIN) y tenía como destino el Internacional de Perth (PER) en Australia, cubriendo el vuelo TR-16; a bordo se encontraban 256 pasajeros y 11 tripulantes.

La aeronave se encontraba en su descenso hacia el Aeropuerto de Perth cuando los pilotos notaron que el motor derecho (Rolls Royce Trent 1000), tardaba en reaccionar a los ajustes de velocidad comandados, degradando considerablemente su performance.

Al cruce de 9,000 pies (ft), el avión comenzó a guiñar de manera considerable, situación que era corregida por el piloto automático, y después de un momento el motor se apagó repentinamente.

Los pilotos emitieron una llamada de urgencia (PAN PAN PAN) y solicitaron a CTA mantener a una altitud de 5,000 pies (ft), para poder atender los procedimientos aplicables mediante sus listas (checklists), así mismo, sacaron los datos de performance para el aterrizaje conforme al procedimiento lo requería.

Debido a su proximidad con el aeropuerto de destino, y después de que los pilotos evaluaron la situación, optaron por no reencender el motor y continuar hacia Perth. La aeronave fue vectoreada y aterrizó de manera segura a las 19:09LT, los pasajeros desembarcaron momentos después.

RELACIONADO
Por primera vez en 48 años, Singapore Airlines registra pérdidas financieras

El Director de la ATSB, Stuart Macleod, hizo énfasis en la importancia de que los pilotos conozcan los procedimientos cuando estas situaciones se presenten:

En este caso, la tripulación de vuelo trabajó de manera eficaz para evaluar la situación y tomaron las medidas adecuadas para minimizar el riesgo de acuerdo con el manual del operador».

Para determinar la causa de esta falla consistente en el apagado repentino del motor, el fabricante inglés Rolls Royce, revisó la información del Electronic Engine Controller (EEC) y explicó:

Se encontraron una serie de mensajes de mantenimiento que indicaban una diferencia entre la posición real y la comandada de una válvula de combustible (Fuel Metering Valve), utilizada para controlar el suministro de combustible al motor, esta diferencia aumentó hasta el motor se apagó. El examen de las dos HMU mostró evidencia de que un filtro quedó bloqueado junto con el servo del FMV, debido a que una sección de la bomba de combustible de alta presión quedó desgastada y limitó la capacidad del EEC para manipular eficazmente la posición del FMV y, por lo tanto, el flujo de combustible al motor».

En respuesta a este incidente, el fabricante Rolls Royce ha actualizado algunos de sus manuales, así mismo consideró la serie de variables que pudieron originar este suceso, ya que meses después, en noviembre de 2018 otro Boeing 787 también de la aerolínea Scoot sufrió una situación similar al momento de un arranque de motor, situación que fue reportada al fabricante.

El fabricante Rolls Royce mencionó que continuará trabajando para detectar las posibles fallas en las válvulas de combustible:

Rolls-Royce ha informado a la ATSB que continuará monitoreando los mensajes de mantenimiento y el estado de las bombas de combustible y está investigando la posibilidad de usar datos de vuelo para detectar el desgaste en las bombas de combustible antes de que sus efectos sobre el funcionamiento de la válvula sean evidentes”.

Foto: Wikimedia Commons / Damien Aiello

  • author's avatar

    Por: Miguel Maza

    Piloto comercial, analista, instructor aeronáutico en escuelas e instituciones especializadas en México.

  • author's avatar

Deja tu comentario.

También te podría gustar...