¿Por qué ya no se puede fumar en los aviones?

Tiempo de lectura: 2 minutos

Todo empezó en el año 1973 cuando el vuelo 820 de Varig operado por un Boeing 707, despegó del Aeropuerto de Río de Janeiro hacia el Aeropuerto de París Orly. Un pasajero arrojó la colilla de un cigarro mal apagado en el basurero del baño, en lugar de únicamente depositarlo en el cenicero del mismo. La cabina se llenó de humo y el incidente causó la muerte de 123 pasajeros, sólo 11 sobrevivieron. Una de las primeras evidencias que advertían sobre el peligro de fumar a bordo de los aviones.

Pero no fue hasta 1977 cuando la Administración Federal de Aviación (FAA), en los Estados Unidos, emitió la primera prohibición para fumadores en donde quedaba completamente restringida la actividad; pero no fue hasta 23 años después cuando la regulación paso a todos los vuelos en la comunidad americana.

Después de esto varias aerolíneas como Japan Airlines, All Nippon Airways y Scandinavia Airlines, comenzaron a prohibir fumar en todos sus vuelos nacionales, aun así, los pilotos si tenían permitido fumar a bordo de las aeronaves.

RELACIONADO
Conoce al XF-108 Rapier, el avión que "podría haber sido el mejor" pero nunca despegó

En 1995 Delta Airlines, fue la primera gran aerolínea del mundo en anunciar los vuelos libres de humo en todas sus rutas, para este mismo año Canadá, Australia y Estados Unidos firmaron un acuerdo donde se prohíbe el fumar en vuelos entre estos tres países.

Posteriormente en 1997 la Unión Europea, firmó un acuerdo entre 14 países del continente para prohibir fumar cualquier producto de tabaco a bordo de la aeronave. Este acuerdo se llevó a cabo, ya que los pasajeros se quejaban del humo en la cabina y la opción de fumar por parte de las aerolíneas fue cada vez menor.

Pero no fue hasta el año 2000 cuando el presidente Bill Clinton firmó la ley de inversión Hampton Fort, lo que impedía que se fumara en los vuelos saliendo o llegando a los Estados Unidos, lo que significó el final de esta opción para muchas aerolíneas por lo que optaron, por simplemente quitar la opción de fumar en los vuelos.

RELACIONADO
Conoce al XF-108 Rapier, el avión que "podría haber sido el mejor" pero nunca despegó

Las leyes hoy en día prohíben no sólo el consumo de tabaco en cualquier vuelo, sino también, en cualquier área pública. Las restricciones ha sido más severas y las multas por no cumplir las regulaciones pueden ser una pesadilla. Así que la próxima vez que quieras encender un cigarrillo a escondidas en el baño de un avión, piénsalo dos veces, podrías sufrir cargos y problemas muy severos. 

  • author's avatar

    Por: Hans Bravo

    Arquitecto, Piloto Comercial de Ala Fija y Spotter

    Fotógrafo de Transponder 1200

  • author's avatar

Deja tu comentario.

También te podría gustar...