¿Una más? En crisis, LIAT podría cerrar sus puertas en los próximos días

La aerolínea regional caribeña LIAT se encuentra en una delicada situación financiera y en la inminencia de suspender sus actividades en los próximos días con la negativa de sus principales accionistas en realizar un aporte de emergencia 5.4 millones de dólares, informó el gobierno de San Vicente y las Granadinas.

La preocupación fue expresada por el presidente y director ejecutivo del consejo de países accionistas y también Primer Ministro de San Vicente y las Granadinas, Ralph Gonsalves. La aerolínea tiene como sus principales accionistas a los gobiernos de siete países de la región y miembros de la Comunidad del Caribe (CARICOM), actuando como una herramienta de conexión interregional entre las islas de la región y proporcionando un servicio aéreo esencial para algunos de ellos.

A lo largo de los últimos años, con la reducción en los aportes de capital por parte de estos gobiernos (accionistas) para garantizar la operación de la aerolínea en rutas no rentables, pero esenciales, su situación financiera se ha deteriorado y actualmente LIAT se encuentra en un proceso de reestructuración para equilibrar sus cuentas; sin embargo, su supervivencia dependería de un nuevo aporte de capital de 5.4 millones de dólares, lo que sus accionistas están renuentes a hacer.

A principios de este año, con el fin de reducir los costos operativos, la aerolínea anunció un plan de reducción de personal y recortes de salarios en un diez por ciento; sin embargo, después de la negociación, sus empleados aceptaron la reducción de sólo seis por ciento, lo que según sus directivos, no era suficiente para minimizar las recurrentes pérdidas registradas.

Según Gonsalves, de sus siete principales accionistas, sólo su gobierno y el del Primer Ministro de Grenada, Keith Mitchell, aceptaron realizar un aporte de capital, que juntos, suma la cantidad de aproximadamente 1 millón de dólares, lo que es insuficiente para la financiación de las deudas de la aerolínea.

De este modo, una de las alternativas estudiadas por sus directores es la suspensión de rutas a los países que no realicen el pago de al menos los valores para garantizar el servicio esencial, así como la reducción de su flota actualmente compuesta por diez turbohélices de fabricación franco-italiana; otra preocupación es justamente acerca del pago por el arrendamiento de éstas unidades, tres de ellas, de propiedad del Banco de Desarrollo del Caribe (CDB), al que la aerolínea también debe dinero.

Con su principal base de operación en el Aeropuerto Internacional V. C. Bird en St. John’s, capital de Antigua y Barbuda, actualmente su flota está compuesta por cinco ATR 42-600 y cinco ATR 72-600 que atiende a dieciséis destinos en todo el Caribe, incluyendo San Juan, Saint Kitts, Saint Thomas y Sint Maarten.

Deja tu comentario.

También te podría gustar...

PHP Code Snippets Powered By : XYZScripts.com