¿Y quién paga los platos rotos de Interjet?

Tiempo de lectura: 3 minutos

Interjet llegó al mercado aerocomercial mexicano, con un modelo de negocio bastante prometedor, mezclando precios bajos con un servicio más amplio, en comparación con lo ofrecido por las aerolíneas de bajo costo (Low cost). Desde su creación en 2005 y hasta este 2020, se mantuvieron como unas de las principales aerolíneas mexicanas, a pensar de los pésimos manejos administrativos.

Desde hace varios años, se conocían las complicaciones financieras por las que atravesaba ABC Aerolíneas S.A. de C.V. Los malos manejos, y la falta de conocimiento del negocio por parte de sus dueños, no fueron las únicas expresiones, también, durante la administración de José Luis Garza, se decidió por operar aviones rusos Sukhoi SuperJet 100 (SSJ100), una pésima estrategia. Si bien son aviones totalmente seguros como cualquier otro modelo, el problema vino por las faltas de refacciones y la puesta en tierra de la mayoría de ellos.

Lo que se sabía en ese entonces, es que sus accionistas buscaban comercializar este avión en América Latina y hacerlo verdaderamente un negocio sin saber lo que vendría.

La pandemia del COVID- 19, sumado a los problemas de más de una década, comenzó a hacer estragos en la aerolínea, pasando de poseer una flota de 85 aeronaves a únicamente tener 4 operativas, y con un excedente de por lo menos 4,500 empleados.

Con suspicacia, el que era su Director General hasta principios del año 2020, William Shaw, abandonó la empresa sin más, ni un adiós, dejando una empresa –de la que dependían más de 5 mil familias-, al borde del colapso, y como continúa al día de hoy.

Se fueron quedando sin aviones, cancelando operaciones, y un silencio sepulcral –como siempre-, por parte de la administración de la empresa, efecto que naturalmente preocuparía a los más de 5,000 trabajadores.

De manera sorpresiva nos enteramos en julio pasado, los señores Alemán habrían vendido su participación de Interjet a los empresarios Alejandro Del Valle y Carlos Cabal Peniche, quienes anunciaron una capitalización de hasta $150 millones de dólares que a la fecha no han podido entrar a la aerolínea.

El hijo de Alejandro, Carlos Del Valle fue nombrado como Director ejecutivo adjunto de la empresa. Pese a la situación de la aerolínea –que es más que tangible-, se la ha visto en diversas entrevistas PACTADAS haciendo comentarios como si la situación estuviera atravesando por un “ligero bache”, anunciando con bombo y platillo el futuro de la empresa y hasta inclusive se rumoró la incorporación de aeronaves heavy.

A Carlos del Valle le empezaron a llover críticas en sus redes sociales, tanto de clientes molestos como de los mismos empleados por demostrar su vida de lujos, manejando un Lamborghini, a bordo de yates, viajando por el mundo o disfrutando cenas en los restaurantes más costosos y exclusivos de la Ciudad de México.

La respuesta de cargarle todos los “platos rotos” a los señores Del Valle, podría ser un tanto precipitado. Recordemos que ellos compraron una aerolínea que ya se encontraba en “terapia intensiva”, donde no se ha podido vislumbrar una forma de inyectar recursos suficientes a la empresa.

Recordemos que Interjet acumula deudas que superan los $4,163 millones de pesos mexicanos y una gran parte, se debe a impuestos atrasados, convirtiéndose en un obstáculo. Si esos ingresos se llegarán a inyectar a la aerolínea, el Servicio de Administración Tributaria (SAT), se los cobraría automáticamente de las cuentas y dejaría nuevamente a la empresa en la deriva.  

Ahora da coraje y rabia ver a los más de 5,000 empleados suplicando algo que por derecho les corresponde, como su salario, y prestaciones. Se ve que tienen la camiseta tan puesta de la empresa, que hasta han regalado su trabajo, laborando jornadas sin recibir ninguna retribución. Sin nada a cambio. Lamentablemente ellos son los que pagan y seguirán pagando la culpa de las malas administraciones.

Ahora no nos queda más que esperar, en una situación donde la esperanza de regresar a volar y volver a ver esos aviones azules con blanco surcando los cielos, se complica cada vez más, sin embargo, no nos queda más que decir… ¡Fuerza Interjet!

  • author's avatar

    Por: Roberto Mtz Armendáriz

    Periodista independiente con más de 10 años de experiencia en los medios de comunicación. Ha participado en varios proyectos de casas radiodifusoras como titular de noticieros en FM (Grupo Radiorama) y ha sido Jefe de Información de varios periódicos mexicanos. También, posee Licencia de Oficial de Operaciones de Aeronaves.

    Ciudad de México.

  • author's avatar

Deja tu comentario.

También te podría gustar...