A ocho años de la puesta en tierra del Boeing 787 por las baterías de litio

En 2011 Boeing presentó el 787 Dreamliner como el futuro de la aviación comercial. Su propuesta era un avión de tamaño medio con una mayor eficiencia. Sin embargo, en el 2013 comenzaron a surgir inconvenientes con el nuevo modelo del fabricante estadounidense. Problemas con las novedosas baterías de litio que derivaron en un aterrizaje de emergencia en Japón, llevaron a ordenar la suspensión de las operaciones con el Boeing 787.

El fabricante estadounidense apostó por poner baterías de litio -como la que usan los dispositivos electrónicos- en su aeronave. Sin embargo, este tipo de baterías presentan un problema: pueden sobrecalentarse por lo que pueden provocar detonaciones o incendios. Ese fue el caso de dos incidentes en dos 787 Dreamliner en 2013.

El 7 de enero del 2013 una de estas baterías se quemó en un 787 de Japan Airlines (JAL) que se encontraba aparcado en el estacionamiento del Aeropuerto de Boston. No había pasajero sin embargo sí había personal de limpieza a bordo. Una semana más tarde, el 16 de enero, un avión del mismo modelo de All Nippon Airways (ANA) tuvo que aterrizar de emergencia debido a que presentó humo en la cabina. Desde las primeras investigaciones se confirmó que el humo venía directamente de las baterías.

Estos incidentes afectaron a dos aerolíneas japonesas, quienes en ese momento eran los mayores operadores del Boeing 787 contando con 24 aeronaves del tipo de las 49 en actividad. Derivado de estos incidentes que pudieron resultar en graves accidentes, las autoridades de Japón decidieron suspender la actividad de dicho modelo de Boeing.

A esto se sumó la Administración Federal de Aviación Civil y la Agencia Europea de Seguridad Aérea. Las autoridades pidieron que se mantuvieran en tierra y fueran revisadas las baterías de litio del 787. Desde el día uno, los equipos de mantenimiento de cada aerolínea retiraron las baterías para evitar futuras complicaciones en el tiempo parados.

Tras tres meses en revisiones y trabajo en colaboración con el fabricante estadounidense, se definió reemplazar los paquetes de vertías de iones de litio. En respuesta a ello, las autoridades de Estados Unidos y la UE, dieron el visto bueno para que el Boeing 787 volviera a tierra. Un día como hoy 27 de abril, pero del 2013, el Dreamliner fue autorizado para regresar a los cielos. Medios de comunicación como la BBC reportaron que este incidente tuvo con costo semanal para Boeing de $50 millones de dólares.

La primera aerolínea en volar el Boeing 787 Dreamliner después de la suspensión fue Ethiopian Airlines. La línea aérea de África realizó un vuelo de dos horas entre el Aeropuerto Internacional de Addis Abeba, en Etiopia al Aeropuerto de Nairobi en Kenia. Por su parte, las aerolíneas japonesas JAL y ANA -que fueron las primeras afectadas- decidieron tomar las cosas con más cautela. Realizaron sus vuelos de prueba días después del anuncio del levantamiento de la restricción y comenzaron a operar después que otras compañías aéreas.

RELACIONADO
United expande su cartera de pedidos con Boeing para el 737 MAX y el 777-300ER
  • author's avatar

    Por: Ingrid Gil

    Sobrecargo de aviación. Licenciatura en Sociología en FCPyS, UNAM. He colaborado en proyectos de investigación en el ColMex y la UNAM.

  • author's avatar

Deja tu comentario.

También te podría gustar...