Aeromar, la pequeña gran aerolínea

07 noviembre 2019
07 noviembre 2019
Tiempo de lectura: 3 minutos

El 7 de noviembre de 1987, con un vuelo de la ciudad de Toluca, Estado de México, al puerto de Acapulco, Guerrero, en el pacífico mexicano, Transportes Aeromar, S.A. de C.V o Aeromar, como es conocida, inició sus operaciones. La empresa con capital 100% privado y sede en la Ciudad de México se constituyó en enero de ese año y arrancó con tan sólo 42 empleados.

En abril de 1988, la empresa fue autorizada a instalar su base operacional al Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM). Y desde esa fecha ha operado ininterrumpidamente por más de 31 años.

El sello distintivo de la aerolínea siempre han sido sus aviones turbohélice ATR 42, que destacan en los cielos y aeropuertos mexicanos. De fabricación franco-italiana y capacidad para 48 pasajeros, estos aparatos cuentan con avanzados sistemas de navegación aérea y se consideran los equipos turbohélice más modernos, confortables y seguros para operar en todo tipo de aeropuertos, en rutas regionales de corto y mediano alcance.

Otras de las características de estos aviones son un espacio confortable de la cabina de pasajeros con cuatro cómodos asientos de piel por fila, mesas de servicio plegadizas, amplia visibilidad por sus numerosas ventanillas, luces de lectura, salidas de aire acondicionado individuales y espaciosos compartimentos para equipaje de mano.

A largo de su historia, el crecimiento de Aeromar ha sido constante, siempre enfocado al segmento corporativo y de negocios. Muestra de ello es que la empresa hacia julio de 2010, tenía ya 864 empleados.

En una etapa más reciente, específicamente en enero de 2017, la aerolínea presentó en su base de operaciones ubicada del AICM, sus nuevos aviones, dos ATR 42-600 y un ATR 72-600 que fueron entregados hacia le mes de diciembre.

El pedido realizado por Aeromar a la empresa franco-italiana ATR, constructora del avión, fue de ocho aeronaves, dos del tipo 42-600 y seis 72-600, con opción de adquirir otros seis aviones adicionales. La inversión realizada fue de 205 millones de dólares.

La Sociedad Mexicana de Estudios Aeronáuticos Latinoamericanos (SMEAL) A.C., fue creada con el objetivo de rescatar, preservar y difundir la historia de la aviación en México y Latinoamérica; desde su creación ha buscado un acercamiento con la sociedad en su conjunto promoviendo una cultura por la aeronáutica ya que es un tema que pocos conocen y que sin embargo ha sido de vital importancia para el desarrollo de nuestro país.
Siguiente articulo
07 noviembre 2019

LO MÁS LEÍDO