Buscando preservar su liquidez frente al impacto financiero y operativo sin precedentes del nuevo coronavirus (COVID-19) sobre la aviación, Air Canada estaría considerando renunciar el acuerdo anunciado en mayo del año pasado para adquirir e incorporar su rival y tercera más grande aerolínea canadiense, Air Transat. La información fue revelada por el periódico local francófono Le Journal de Montréal el pasado martes 2 de junio, citando fuentes cercanas al transportista y al gobierno canadiense. El acuerdo está pendiente de evaluación y aprobación por parte de las autoridades antimonopolio de Canadá desde el año pasado.  

Según la publicación, representantes de Air Canada, el más grande y transportista de bandera del país norteamericano, se reunieron recientemente con autoridades del gobierno para hacer lobby por la no aprobación del acuerdo de adquisición de Air Transat, valorado en unos 513 millones de dólares. La intención es abandonar el acuerdo a través del bloqueo de la transacción, para evitar multas y cargos financieros por terminación unilateral. En agosto, los accionistas de Air Transat han aprobado la compra y fusión, cotizando cada acción a 13.3 dólares; sin embargo, con los impactos de la pandemia, los papeles han depreciado considerablemente para 4.7 dólares, haciendo que su adquisición esté sobrevaluada. 

El acuerdo está pendiente de la aprobación de la Oficina de Competencia de Canadá, que en marzo de este año, indicó que estaba preocupada con el proceso de adquisición, que podría ser perjudicial para los ciudadanos canadienses que viajan a destinos turísticos en el verano, así como a Europa, por el monopolio que Air Canada tendría sobre dichos mercados. Recientemente, la fusión también se convirtió en objeto de análisis de la Unión Europea, que anunció que investigará el acuerdo y publicará un informe sobre el proceso en hasta 90 días.

La finalización del proceso está programada para la segunda mitad de este año, si se aprueba. WestJet, la segunda más grande aerolínea canadiense, indicó que está acompañando con gran interés el proceso, que resultará en la fusión del primero y tercero más grandes transportistas del país; tal como sucedió con el acuerdo en conjunto entre Aeroméxico y Delta, Air Canada podría ser obligada a conceder slots (horarios de aterrizaje y despegue) y derechos de exploración de ruta a los competidores como condición para la aprobación del acuerdo, lo que sería beneficioso a WestJet.

A FlightGlobal, un portavoz de Air Canada negó que las reuniones recientes entre sus representantes y el gobierno fueran sobre el proceso de adquisición de Air Transat, pero si, sobre los impactos del nuevo coronavirus (COVID-19) en el sector aéreo. Cuando se le preguntó específicamente sobre la fusión y los efectos de la pandemia en la estrategia en relación con Air Transat, agregó que no hay cambios y que todavía están esperando el resultado del proceso de revisión regulatoria.

Foto: Konstantin von Wedelstaedt/Wikipedia

  • author's avatar

    Por: Erick Cerqueira

    Amante de la aviación desde el nacimiento, trillando caminos hacia vuelos más altos.

    Bachillerato en Relaciones Internacionales por la Federal University of Sergipe (UFS).

    En Instagram @_erickcerqueiraf | erick.cerqueira@transponder1200.com

  • author's avatar

Deja tu comentario.