Aumenta la ingesta e impacto de aves contra aviones en Rusia

Durante esta semana, las autoridades rusas proponen evaluar la vulnerabilidad de los aeropuertos a la actividad de las aves, a raíz del accidente de Ural Airlines, donde un Airbus A321 aterrizó de emergencia en un sembradío a las afueras de Moscú, luego de una ingesta de ave en sus motores.

En paralelo, tres casos más, que involucra a la ingesta de aves en los motores se registraron durante una jornada de tan sólo 25 horas en rusa. Uno de estos casos se registró cuando un avión de pasajeros de la compañía UTair que cubría la ruta Moscú-Ufa regresó al aeropuerto moscovita de Vnukovo, debido a la ingesta de aves, de acuerdo con informes de las autoridades aeronáuticas.

El segundo caso se registró durante una inspección externa de la aeronave (walk around) en tierra, cuando el primer oficial de Pobeda Airlines se percató que un ave se encontraba dentro del motor derecho, lo que ocasionó el retraso el vuelo cuando se encontraban en el Aeropuerto Internacional de Moscú.

Posteriormente el mismo 15 de agosto, otro equipo, un Airbus A321 de Ural Airlines con 226 pasajeros impactó contra una parvada de pájaros y luego debió realizar un aterrizaje forzoso en un campo de maíz a las afueras de un Aeropuerto de Moscú.

Todos estos casos nos recuerdan que los humanos no son las únicas criaturas que viajan por el espacio aéreo. Según estadísticas que rastrean los choques de aves con aviones en Estados Unidos, los casos se han disparado.

RELACIONADO
El primer Airbus A220 de JetBlue, sale del taller de pintura

La Agencia Federal de Transporte Aéreo en Rusia, también conocida como Rosaviatsiya, agrega que está proponiendo cooperar con la policía para verificar la legalidad de los vertederos de residuos cerca de los aeropuertos, sitios que potencialmente atraen especies particulares de aves, como las gaviotas.

Las aves son un problema generalizado que normalmente no causa un accidente: en España 2018 se registraron 2.214 colisiones de aves con aviones en los aeropuertos.

Las cigüeñas, los buitres y las gaviotas son algunas de las especies que más chocan contra los aviones. La zona de riesgo tiene un perímetro de hasta 40 kilómetros alrededor de la pista, pero 90% de los impactos se producen cuando el avión está a una altitud de unos 300 pies de altitud. Un 40 por ciento de los impactos se produce en los motores del avión, otro 40% en el radomo (morro) y parabrisas y un 7% en las semi alas o bordes de ataque, según datos de un sindicato de pilotos español.

La autoridad declara que busca analizar los resultados de los recientes estudios ornitológicos en los aeropuertos para verificar la presencia de instalaciones que «afectan negativamente» la situación de las aves en las cercanías.

El Comité de investigación ruso examina el incidente y el Comité intergubernamental de aviación (MAK), encargado de las investigaciones sobre accidentes aéreos en Rusia, creó una comisión especial para analizar las circunstancias.

De 1990 a 2016, según la Administración Federal de Aviación (FAA), el número anual de impactos de aves reportados en EE. UU., aumentó de 1.850 a 13.408. Eso es más del 700%. A nivel mundial, de 2008 a 2015, la Organización de Aviación Civil Internacional dijo que se reportaron casi 98.000 choques de aves en 105 países.

El costo estimado de todos los impactos de aves en la aviación, según la Agencia Espacial Europea, es de más de 1.000 millones de dólares al año.

  • author's avatar

    Por: Redacción

    «Uniendo al mundo de la aviación, en una misma frecuencia».

  • author's avatar

Deja tu comentario.

También te podría gustar...