Capitán del accidente del Sukhoi Superjet 100, es acusado penalmente por negligencia

El piloto ruso Denis Evdokimov de 42 años, quien volaba el avión Sukhoi SSJ-100 de Aeroflot  ha sido acusado y enfrenta hasta siete años de prisión por el accidente acontecido el pasado 5 de mayo en Moscú que tuvo como resultado, 40 pasajeros y un miembro de la tripulación fallecidos, con otros 10 gravemente heridos.

El avión fue alcanzado por un rayo poco después de despegar, obligándolo a regresar al aeropuerto Sheremetyevo en Moscú, donde se estrelló y estalló en una bola de fuego. Los fiscales afirman que Evdokimov empeoró las cosas al romper las reglas de seguridad y dicen que sus acciones condujeron a la destrucción y al inicio del fuego. La causa del desastre era un misterio en ese momento, con expertos desconcertados sobre cómo un rayo, algo bastante común, había causado un aterrizaje forzoso.

El copiloto Maxm Kuznetsov, de 36 años, fue aclamado como un héroe después de escapar de una ventana de la cabina por una cuerda y luego regresar al avión en llamas para ayudar al rescate, él no será procesado. Las azafatas Tatiana Kasatkina, de 34 años, y Ksenia Fogel, de 27, también fueron aclamadas por salvar vidas. Kasatkina reveló cómo abrió la puerta de una patada y agarró a los pasajeros por sus cuellos para llevarlos a un lugar seguro.

Aunque el informe final sobre el incendio, aún no se ha completado, los fiscales quieren un máximo de siete años de prisión para Evdokimov, cuyo padre era un respetado piloto militar y mayor general soviético.

La Portavoz del Comité de Investigación ruso, Svetlana Petrenko, dijo:

RELACIONADO
Rosaviatsia ordena revisión en las ventanas de pasajeros del Sukhoi Superjet

Otras acciones de Evdokimov violaron las regulaciones existentes y condujeron a la destrucción y al estallido del incendio».

El Experto en Aviación y ex Diseñador de la Oficina de Diseño de Sukhoi, Vadim Lukashevich, dijo:

Creo que esta catástrofe es consecuencia de una serie de errores de los pilotos que comenzaron desde el momento en que un rayo cayó en el avión. La decisión de regresar (para un aterrizaje de emergencia) fue correcta. Pero luego los pilotos tuvieron que recordar que en realidad son pilotos y tuvieron que volar el avión de la manera que era normal para la aviación internacional hace 40 años, sin piloto automático. Estaban aterrizando normalmente, con una trayectoria de planeo pero empujaron la nariz hacia abajo y aumentaron la velocidad antes de aterrizar. Fue una suerte que la marcha delantera no se rompiera. Si eso sucediera, las consecuencias habrían sido aún peores.”

Fue por esto, que uno de los reclamos después del accidente fue que el capitán no se había entrenado adecuadamente para volar y aterrizar manualmente el SuperJet, porque la mayoría de los vuelos eran en piloto automático.

  • author's avatar

    Por: Redacción

    «Uniendo al mundo de la aviación, en una misma frecuencia».

  • author's avatar

Deja tu comentario.

También te podría gustar...